Echávarri no ha obtenido el apoyo de Guanyar Alacant y sale reprobado por Ciudadanos y el PP

Josep Manel Sanchez
PublicidadJuega Limpio Orihuela

La portavoz del PSPV, Eva Montesinos, pedía lealtad a sus socios a la vez que no consentía que les diesen lecciones por parte de Ciudadanos, así como no poner a la misma altura la imputación frente a la corrupción de PP

Josep Manel Sánchez

Este jueves se ha celebrado el pleno en el Ayuntamiento de Alicante y en una declaración institucional llevada por el grupo de Ciudadanos, se acordó con 13 votos a favor, 9 en contra y 6 abstenciones reprobar al alcalde del grupo socialista, Gabriel Echávarri. La formación política de Guanyar Alacant , socios en el gobierno de los socialistas, fueron junto a los dos ediles no adscritos los que se abstuvieron, contando los socialista con el respaldo de Compromís. Con el argumento inicial de “culebrón” y “camarote de los hermanos Marx” ante la situación de fractura política del tripartito, las investigaciones por el fraccionamiento de contratos de Comercio y el sospechoso despido de una cuñada del portavoz municipal del PP, así ha sido el razonamiento de la portavoz de Ciudadanos, Yaneth Giraldo. De esta manera, Giraldo le ha pedido al alcalde que “tome conciencia de su posición ya que representa a los ciudadanos alicantinos”, y para solucionar todo el “caos” con sus socios, ya que “unos días defienden la ética y otros la aritmética”, con esta afirmación se refería a Compromís para añadir que con “los otros no saben si están o no”, en relación a Guanyar. Giraldo le ha reprochado los proyectos que tenían pensado hacer y que se pregunta dónde quedaron como traer la Agencia Europea del Medicamento, la Agencia Valenciana de Innovación, los Centros de Salud, la peatonalización de la Explanada o el Ikea, que dejó plantado a su directivos.

Publicidad

Desde el grupo Popular, su portavoz Luis Barcala no fue menos benevolente, lamentando el “espectáculo” que estaba dando Echávarri para puntualizar que es el peor alcalde que Alicante tiene por su incapacidad de liderar. Barcala le estimuló a que dimitiese, criticando su actitud “chulesca y prepotente” y a modo de mofa mencionó que la vara de mando la había cogido para “liarse a garrotazos” con sus socios. De la misma forma que lo hiciera la portavoz de Compromís pero con un tono más duro, le recriminó el incumplimiento de sus promesas y sus mentiras. No obstante, para Luis Barcala esto y el aumento de críticos a la gestión local esta asegurando el gobierno a su partido para el 2019. De esta manera reprobaron a Echávarri por “ser el peor alcalde de la historia de Alicante”.

 

El socio ninguneado

El vicealcalde y portavoz de Guanyar Alicante, Miguel Ángel Pavón, ha negado que la ciudad esté paralizada, y una muestra de ello son sus 16000 decretos de Urbanismos firmados. Pero no le ha gustado que su socio adopte una posición “personalista” y por cosas así se ha sentido ninguneado. Barcala ha criticado que el pacto de Gobierno esté en papel mojado, señalando que la investigación por “presunta prevaricación” tampoco es algo que le agrade demasiado por ello, le ha demandado su dimisión antes del 15 de noviembre, con la advertencia de que si no lo hace, serán ellos quienes pidan una segunda reprobación.

En la intervención de Eva Montesinos, portavoz del PSPV, ha pedido a Pavón que sean leales y que voten en contra recordando que su partido defendió a las ediles Marisol Moreno y Julia Angulo. Con la corrupción del PP, cuestión que Guanyar también había citado en su intervención, apelaban al apoyo del alcalde para no pintar así una línea azul. También le ha pedido a Ciudadanos que no den lecciones teniendo en cuenta que nunca han gobernado, asegurando después, que es un partido que está erradicando la corrupción. Con la defensa de los concejales que hacen su trabajo dejándose la piel, y lamentando el ruido que el equipo de Gobierno está haciendo, tapando así la buena gestión en el consistorio, así comparecía el portavoz de Compromís, Natxo Bellido. Para los concejales no adscritos, Nerea Belmonte y Fernando Sepulcre, evocaban las causas pendientes de los juzgados llegando a insinuar una moción de censura.

Publicidad