denuncia

El grupo Compromís en Alicante ha llevado el caso del dispositivo de grabación oculto hallado en el despacho de la Concejalía de Urbanismo a la fiscalía para que determine si hay que abrir una investigación, y ha criticado que el gobierno local, del PSPV-PSOE, ocultase su hallazgo.

Así lo ha hecho su portavoz municipal, Natxo Bellido, en declaraciones a los periodistas a las puertas de la Audiencia Provincial, donde ha estado acompañado por las otras dos concejalas de la formación en Alicante, Sonia Tirado y María José Espuch.

Bellido ha manifestado que, en su opinión, éste es un asunto “absolutamente fuera de lo que es cualquier lógica democrática e institucional” y ha añadido que desde Compromís no creen “que los problemas se arreglen tapándolos” sino que “lo que tienen que hacer es salir a la luz y ver qué decisiones hay que tomar sobre ellos”.

Por ello, ha aseverado que no entienden la posición tomada por el gobierno municipal socialista “de tratar de tapar esta cuestión”, y ha abogado por “actuar desde la máxima transparencia y poniendo en conocimiento de los órganos judiciales lo que ha pasado”.

Así, ha esperado que “se pueda abrir una investigación” que esclarezca “quién, cómo, para qué y cuándo puso ahí este dispositivo” pues, en su opinión, es un hecho con “suficiente gravedad institucional” como para que fiscalía “valore si toma cartas en el asunto”.

Bellido también ha informado de que su grupo ha presentado una petición al gobierno municipal para que convoque de forma urgente una junta de portavoces para explicar qué ha ocurrido y “qué es lo que han hecho” durante los dos meses desde que se encontró el dispositivo.

“A nosotros nos parece un tema lo suficientemente grave como para que desde el primer minuto se hubiese actuado con la transparencia con la que no se ha actuado”, ha subrayado.

La concejal de Urbanismo no ve espionaje externo: Era un aparato de autograbación

La concejal de Urbanismo, Eva Montesinos, del PSPV-PSOE, ha afirmado que, según le explicó la Policía Nacional, el dispositivo encontrado oculto en su despacho era “de autograbación”, “muy rudimentario” y “de corto alcance”, por lo que no cree que le hayan grabado o que haya espionaje externo.

En declaraciones a los periodistas esta mañana, ha detallado que el barrido de su despacho se produjo a petición suya debido a que empezó “a notar que en un punto determinado del despacho el móvil dejaba de tener cobertura, muy puntual”.

Según ha relatado, después de que el dispositivo fuera encontrado por el jefe de seguridad de la alcaldía y por un trabajador de una empresa especializada, acudieron a las dependencias de la Policía Nacional, donde “un alto cargo y un responsable de la unidad tecnológica” analizaron el aparato en cuestión.

Ambos agentes “llegaron a la conclusión de que era una parte de otro dispositivo que, supuestamente, iría conectado a un ordenador”, pero que por sí solo “no era constitutivo de delito porque no tenía capacidad de grabación”.

Ha incidido en que el aparato “no tenía WiFi”, por lo que era “de consumo interno” y no podía ser de otra persona ajena al despacho, y ha dicho desconocer por cuánto tiempo ha podido estar instalado. La edil ha remarcado que, por este motivo y “por el bien de la ciudad, que ya ha estado bastante vapuleada y su imagen se ha visto deteriorada con asuntos de urbanismo”, desde el equipo de gobierno socialista decidieron no denunciar.

“Mezclar micrófono y urbanismo suponía una imagen muy negativa para la ciudad, que quisimos preservar cuando la policía nos dijo que no tenía mucho sentido la denuncia”, ha apostillado.

Preguntada de nuevo sobre si el aparato pertenecía entonces a alguien con acceso al despacho, Montesinos ha respondido que “supuestamente”, pero ha rechazado hacer conjeturas sobre ello: “no sabemos de quién es”. “No queremos hacer conjeturas a ese nivel pero sabemos de primera mano que ni me estaban grabando a mí ni estaban grabando desde fuera sino que era desde dentro donde se estaban realizando esas grabaciones”, ha insistido.

Por ello tampoco consideraron necesario informar a su antecesor, Miguel Ángel Pavón, ya que, si era “una grabación que se estaba haciendo alguien a sí mismo” y “no una grabación externa de espionaje, no tenía sentido”.

A pesar de que en un principio se habló de que el dispositivo estaba debajo de su mesa, hoy la edil ha matizado que se encontró debajo de un armario del despacho cercano a la mesa, y ha dicho que cree recordar que los muebles procedían del antiguo despacho del hotel Palas (donde estuvo la concejalía de Urbanismo hasta hace alrededor de un año), los cuales “salieron de la azotea en una grúa”.

Montesinos ha mostrado a los periodistas el mecanismo en cuestión, que aún contenía una pila 3A que le daba energía y que, supuestamente, era lo que provocaba las interferencias en su móvil, algo que, según ha desvelado, también le confirmó la Policía.

Preguntada sobre si se arrepiente de no haber denunciado en su momento -hace dos meses-, ha respondido que “no, en ningún caso” y ha vuelto a recalcar la idea de que no querían usarlo políticamente. “En el momento en que supimos que no eran unas grabaciones que a mí me afectaran ni que pudieran afectar de forma externa a nada de lo que se estaba haciendo en este despacho, decidimos que era mejor preservar la imagen de la ciudad”, ha subrayado.

Sobre las denuncias que han presentado el ex concejal de Urbanismo ante la CNP, Miguel Ángel Pavón, y Compromís ante la Fiscalía, Montesinos ha manifestado que “cada uno es libre de ir donde quiera a denunciar lo que quiera”.

“No sabemos qué es lo que va a denunciar (Pavón) porque con nosotros no ha hablado, no se ha dirigido a nosotros, igual que tampoco lo ha hecho el portavoz de Compromís”, ha dicho, a la vez que ha confirmado que sí han mantenido conversaciones con el resto de portavoces de la corporación municipal. Y ha añadido: “Si esa es su forma de hacer política, desde luego la nuestra no es”.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante

1 COMENTARIO