Cs Alicante se presenta como “el único partido capaz” de “frenar el radical envite nacionalista” y de “transformar España”

La candidata naranja por Alicante, Marta Martín, destaca que "la abstención" es "el gran rival" de su partido. Para ello, aboga por ·"demostrar" con "mucho respeto" a sus votantes que su formación es "la alternativa" a Pedro Sánchez. Además, ironiza con la apuesta centrista del PP: "Dejarse barba no borra 40 años de gestión y algunos de corrupción".

Marta Martín presidiendo la foto de familia de la candidatura de Cs Alicante para el 10-N / Alex Ferrer
Marta Martín presidiendo la foto de familia de la candidatura de Cs Alicante para el 10-N / Alex Ferrer
Juega Limpio Orihuela

Ciudadanos Alicante ha salido a la palestra para desgranar su hoja de ruta para la provincia en la campaña del 10-N. Marta Martín, la cabeza de lista por Alicante en el Congreso, ha puesto en valor el “elemento diferenciador” de su formación con respecto al resto: “Ciudadanos es el único partido capaz de frenar el radical envite nacionalista y de transformar España”. Siguiendo la misma línea, la dirigente naranja ha destacado que su  partid es  “la única opción posible para presentar medidas que transformen España, que esta bloqueada de hace 4 años”. Dentro de esas “medidas urgentes ” resalta el compromiso naranja de “potenciar la educación” (vital no dársela a los nacionalistas como en la Comunitat), de “generar empleo” (vital acabar con la precariedad laboral) y de “fomentar políticas de transparencia y de regeneración” para “acabar con la corrupción”. Del mismo modo, Martín ha puesto el foco en “la necesidad” de tener “un gobierno firme que combata al nacionalismo y a la deriva radical y secesionista”.

“La abstención, el gran rival de Ciudadanos” y “la barba centrista”

Marta Martín no ha tenido ningún miramiento para dejar claro cuál es el mayor temor de Ciudadanos de cara al 10-N: “La abstención es nuestro gran rival”. Precisamente “la abstención” de sus votantes (los menos fieles con su partido) ha sido una de las preguntas de Diario de Alicante. Martín ha confesado su “receta” para combatirla: “En mi campaña, la primera medida será hablar con respeto y como personas adultas a los votantes. Hay que convencerles con argumentos serios y no con eslóganes baratos”. La candidata centrista ha reconocido que para el 10-N supone “un reto aún mayor” el movilizar a su electorado: “Es cierto que las personas que votan o han votado a Cs tienen un perfil especialmente crítico, intelectual y formado. Nuestro votante no toma una decisión sin argumentos”. Para ello, ha incido en “saber explicar” a la gente que “Pedro Sánchez decidió que le convenía ir más a elecciones para ganar dos o tres diputados y quitarse el marrón de pactar con el PP-Cs  y el de compartir colchón de la Moncloa con Pablo Iglesias”. En ese sentido, Martín calificó de “peligro” y de “falta de respeto a los españoles” “el jugarse el país a los dados”.

Otro de los desafíos que debe afrontar Ciudadanos en esta campaña es “la apuesta por el centro” del PP, un movimiento que le puede comer bastante terreno a los naranjas, como indican las encuestas. Diario de Alicante le preguntó sobre esta cuestión y Martín tiró de ironía en su respuesta: “La  barba (en alusión a Pablo Casado) no borra 40 años de gestión y algunos de corrupción. Ese cambio al centro del PP  puede colar para algunas personas, pero a la gente que nos ha votado no va a colar porque  nos votaron porque están hartos de la corrupción, de engaños y de la falta de confianza”. No obstante, señaló que el rival de Ciudadanos “no es el PP, sino Tenemos que demostrar somos alternativa  tratando a la gente con respeto y sin espectáculos”.

Ofensiva naranja al bipartidismo y al Pedro Sánchez “más rajoyesco”

Ciudadanos ha mostrado en Alicante su clara intención de pactar con el PP y/o el PSOE después del 10-N: “Salimos en esta campaña con las cartas encima de la mesa, no vamos a ser un problema para la formación del gobierno. La garantizaremos para impedir que el nacionalismo y que los nacionalismos lleven este país a la deriva”.

Sin embargo y a pesar de “tender puentes” con los dos grandes partidos, Martín se ha mostrado muy crítica con su actitud en un tema capital para la provincia de Alicante: “En 40 años, PSOE y PP se han repartido el pastel en la Vega Baja, sin preocuparse por crear planes estructurales para paliar devastaciones como la DANA”. En este sentido, ha enfatizado en que “ayer PSOE y Podemos dejaron fuera de las ayudas por la DANA a cientos de agricultores por negarse a aprobar la tramitación por urgencia del decreto, lo que hubiera permitido incluir a muchos más afectados”. Es una medida “chapucera” y que demuestra “una vez más la incoherencia y soberbia socialista”.

Martín le ha afeado al bipartidismo su nueva postura centrista: “Me hace gracia que el bipartidismo se sitúe ahora en posiciones de diálogo y de centrismo cuando el PP ha sido emblema” de la corrupción en la Comunitat Valenciana y el PSOE tiene el mayor caso de corrupción con los ERE de Andalucía”. Además, le ha reprochado a los socialistas “los regalos” que le otorgan a los nacionalistas entregándoles la educación (Compromís en la Comunitat) y pactando con el partido de Quim Torra (que alienta a la violencia a los CDR con su emblemático “Apreteu”) tanto en la moción de censura (para llegar a la Moncloa) como en otras instituciones (la Diputación de Barcelona). Con toda esta argumentación, Martín afirma rotundamente que “tenemos un grave problema con el PSOE o con al menos el sanchismo”. Por ello, ha hecho un llamamiento a los socialistas para que “vuelvan a la cordura”.

La ofensiva al PP y PSOE se ha visto con el parentesco que hace del anterior y actual Presidente del Gobierno: “Pedro Sanchez ha hecho un Rajoy absoluto tras negarse a presentarse a la investidura y llevarnos a unas elecciones”.

El último “dardo” al bipartidismo es que tanto el PP como el PSOE “están muy cómodos turnándose el poder”. Por esta razón, señala que a ambos partidos les incomoda la existencia naranja y que están practicando “un acoso brutal hacia Ciudadanos, pero les va a ser muy difícil quitarnos de encima”, avisa Martín.

“Alicante cuando truena” y “el enfado supino” 

Al ser preguntado sobre la presencia de Albert Rivera en Alicante, Marta Martín tuvo una respuesta ingeniosa: “Usted no lo sabe y yo tampoco, yo prefiero que haga un puente entre Catalula y Madrid que el que venga a hacerse la foto. Yo cambio tres vistas de Casado por la conexión con el Aeropuerto y dos visitas de Sánchez por desbloquear la financiación autonómica. Sólo se acuerdan de Alicante cuando truena”.

Sobre las encuestas que indican que su formación puede bajar hasta la quinta fuerza de España, Martín le restó importancia y diferenció el perfil del votante naranja: “Son fotos fijas  que reflejan un enfado supino de muchas personas. Nuestro votante es un votante muy crítico que el momento en que se han hecho las encuestas, a lo mejor, ni siquiera se plantea volver a votar”. Martín defiende que todo esto se traduce en “un aumento de intención de voto a determinadas fuerzas políticas,  las que se nutren más de ese enfado”.

Por último, Marta Martín llama a la movilización naranja  como respuesta al “destrozo” de Pedro Sánchez y a su gestión con la reciente violencia nacionalista en las calles catalanas: “Las imágenes de las últimas semanas dan cuenta de la dejación de funciones durante mucho tiempo, no solo de Sánchez, también del PP, y  que en los últimos años el suflé no baja diciendo que hay que dialogar, haciendo una cumbre bilateral con un señor que no quiere condenar la violencia en Cataluña. Esto hay que contarlo a los españoles”.