```

Noticias de Alicante y provincia

martes, 23 abril 2024

César Alcaraz (Consorcio Provincial de Bomberos): ‘Cada vez veo más incendios de origen eléctrico’

Bomberos y administradores de Fincas de Alicante ponen el foco en cuidar las conductas preventivas

La Sala 112 en la Comunitat Valenciana recibió el pasado año 1.500 avisos de incendios en viviendas de la provincia de Alicante y otros 259 más en los dos primeros meses de 2024. De hecho, hacer esta llamada ante el primer indicio de fuego puede suponer diferencia en el desenlace por los valiosos minutos de atención de los efectivos de Bomberos y emergencias. Desde el Consorcio Provincial piden no retrasar esta comunicación aunque no se esté seguro de que va a ir a más. “No es ninguna equivocación. Lo deseamos todos los compañeros que trabajamos en esto”, indica su portavoz César Alcaraz.

Desde los servicios de prevención y extinción de incendios y salvamento de la provincia se hace hincapié en cuidar las conductas preventivas individuales. El reciente incendio de Campanar, todavía bajo investigación, pero que apunta a un fallo eléctrico, y el de Villajoyosa este lunes, donde se afirma que el origen del fuego fue la sobrecarga de un enchufe en el salón de la vivienda siniestrada, avivan el diálogo sobre el mantenimiento de hogares y la revisión de los sistemas de seguridad.

Fuegos de origen eléctrico, cocinas y chimeneas, entre los motivos de incendio más habituales

Cada vez veo más origen eléctrico pero los incendios de cocina son un clásico que no dejan de ocurrir”. Además de esto, en viviendas unifamiliares se encuentran con chimeneas y estufas de pellets, “que tienen también su mantenimiento y tienen que hacer sus revisiones, que están un poco desatendidas y producen de vez en cuando problemas”, explica César Alcaraz.

En general, dos de las tres principales recomendaciones que ofrecen desde el Consorcio Provincial para tratar de evitar un incendio son precisamente la revision de instalaciones eléctricas y prestar atención al uso de aparatos y dispositivos eléctricos. Cuidado, entre otras cosas, con sobreutilizar enchufes, regletas que no son de una procedencia de confianza, los cables en mal estado e intentar y dispositivo no compatibles con cargadores que pueden ocasionar un sobrecalentamiento y originar un incendio. Por otro lado, hay que tener precaución con focos de fuego desatendidos como cocinas, velas o cigarros. Y la tercera recomendación es emplear materiales de protección como detectores de incendios, económicos y sin instalación, ya que van a pilas.

Los elementos de seguridad frente a incendios de los edificios van a depender del año de construcción y las características del inmueble. Desde 2006 se rigen por el Código Técnico de la Edificación. El mantenimiento de extintores, obligados en las comunidades de propietarios desde 1981, las bocas de incendio o las columnas secas, obligatorias en edificios de más de 24 metros -equivalente a un octavo piso aproximadamente- no deben descuidarse.

“En Benidorm, por ejemplo, llevamos un programa de mantenimiento junto a administraciones de fincas y el Ayuntamiento para revisar columnas secas desde hace ya años y al principio del programa nos encontrábamos con sorpresas“, hasta el punto de que “no las utilizábamos por miedo, porque nos hacían fracasar en multitud de ocasiones por su nulo mantenimiento o simplemente porque no estaban terminadas de realizar las instalaciones. Como que intentaban engañar a la inspección cuando se daba el edificio”.

Gracias a programas como el que se lleva a cabo en el municipio benidormí estas situaciones se han corregido desde hace años y “hemos mejorado muchísimo las actuaciones en este tipo de edificios“. En estos momentos considera “que las instalaciones son las que exige la normativa española y de la Comunidad”.

Conductas que denotan ‘muy poca conciencia del peligro que pueden ocasionar’

En términos legales, la presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Alicante, María del Mar Rodríguez indica que “a los efectos de comunidad de propietarios la normativa es clara en cuanto a la prevención de incendios”. Estos profesionales, no obstante, hacen “labor pedagógica pra concienciar a los vecinos“, especialmente con fincas antiguas “que no están obligadas a tener extintores en la escalera” cuando es un elemento de coste “mínimo”. “Nuestra labor, cuando nos reunimos con los vecinos, es estudiar, repasar como tienen su finca y proponer las mejoras o simplemente la conservación”, precisa.

Igualmente, con el seguro. En la Comunitat Valenciana es obligatorio que las comunidades de propietarios contraten seguro de responsabilidad civil y de cobertura de incendios, pero a veces por desconocimiento, “no todas las comunidades tienen seguro y se la juegan mucho”, afirma.

Imprudencias en los garajes

Para Rodríguez, los principales focos de incendios se encuentran de puertas adentro de las viviendas pero en los espacios comunes uno de los puntos conflictivos son los garajes. “En los garajes la gente es muy imprudente. Eso de que la gente se ponga con una radial a cortar aluminio al lado de coches, eso es una imprudencia garrafal, y eso me lo he encontrado yo”. Pero también otra imagen repetida es la del uso de garajes como trasteros.

“No es lo mismo tener 20 plazas de garaje con 20 coches que 20 coches con trastos como mesas, sillas, plásticos y los cuadros de la habitación que quitasteis. La carga térmica en un incendio es mayor”.

En ocasiones, los administradores se encuentran con “vecinos, ya sean inquilinos, propietarios, residentes que tienen muy poca conciencia del peligro que pueden ocasionar por su actos y ocurre”. “Tenemos que procurar tener unas conductas acordes. Por ejemplo, las barbacoas, en galerías, barbacoas en terrazas que no están preparadas”.

Las terrazas comunitarias pueden ser una trampa

Desde los dos recientes incendios, están recibiendo un mayor número de consultas por parte de comunidades de propietarios, especialmente referidas al estado de los extintores. “Está ocurriendo ahora que la gente quiere la llave de la terraza, pero no siempre subir a la terraza es una salida de evacuación. Hay que seguir siempre las instrucciones de los bomberos en esos casos”.

Así, lo corrobora también César Alcaraz, que reitera que si el fuego se produce en una planta superior y hay una vía de salida sin humo muy clara, entonces uno se puede aventurar a bajar a la calle, pero por norma general lo más seguro es confinarse en la vivienda.

Un humillo que tú veas incipiente en segundos o en un minuto puede convertirse con un hueco de escalera que no sea compatible con la vida estar ahí. Desgraciadamente, hemos tenido muchos más accidentes encontrando a gente en el hueco de la escalera o incluso en la puerta que accede a la terraza, que muchas veces está cerrada, que no lo contrario”.

En el caso de que el foco del fuego sea la vivienda propia y ya no se pueda apagar por nuestros medios, la recomendación es abandonar la casa cerrando todas las puertas y ventanas posibles sin ponerse en riesgo.

Alcaraz aboga, asimismo, por seguir reforzando la cultura de prevención de incendios y de protección civil especialmente desde temprana edad, para que entre todos se pueda reducir el número de siniestros a su mínima expresión.