El cazaminas español Turia encalla en La Manga y tiene inundados varios compartimentos

El buque realizaba operaciones para localizar el avión accidentado del comandante de la Academia General del Aire Francisco Marín.

Juega Limpio Orihuela

El cazaminas Turia, varado desde ayer por la mañana frente la playa del Banco del Tabal en las proximidades de La Manga del Mar Menor, tiene una vía de agua que “ha provocado la inundación de varios compartimentos”, según informó la Armada Española en un comunicado.

A bordo del buque permanece parte de la dotación y un equipo de buceadores que irán siendo relevados a lo largo de la noche y de esta mañana. La Armada ha desplazado a las inmediaciones del cazaminas buceadores del Centro de Buceo de la Armada, de la Flotilla de Medidas Contraminas y del Buque de Salvamento Neptuno para estudiar las opciones existentes para la recuperación de la operatividad del buque», se informa.

Las condiciones meteorológicas actuales en la zona impiden las operaciones de buceo para evaluar los daños exteriores causados por la varada por motivos de seguridad para los buceadores, aunque se espera una mejoría para las próximas 24 horas.

El temporal complica la misión
El jefe de Estado Mayor de la Fuerza de Acción Marítima, Juan Bautista Pérez, achacó ayer al temporal que el cazaminas Turia haya encallado y ha asegurado que pese a la vía de agua la situación “es estable”. Todo apunta a que las malas condiciones del mar hayan hecho la vía más grande.

El encallamiento se ha producido a las 9:50 horas cuando la tripulación estaba intentando recuperar el robot submarino Pluto, que había tomado imágenes de alta resolución de lo que podría ser una parte importante del avión en el que murió el comandante de la Academia General del Aire Francisco Marín por el fuerte impacto contra el agua.

En ese momento, el buque encalló en un lecho rocoso, por lo que se activó el protocolo de evacuación de la tripulación que no era imprescindible para la maniobra de aseguramiento y evaluación de la nave, en la que se encuentran 12 personas.

El resto de la dotación ha sido trasladada a los cazaminas Tambre y Sella para apoyar la búsqueda de los restos del avión, mientras que a la zona se dirige una gabarra que extraerá las 30 toneladas de combustible del barco, que no han sido derramadas al mar, ha dicho.

El incidente ha «paralizado» a los equipos de búsqueda de los restos del avión, pero al ir el tiempo mejorando a lo largo de la tarde se podrá avanzar en ambos operativos: el rescate del cazaminas y el rastreo del C-101, aunque no ha dado una posible fecha para culminar el desencallamiento del buque.