Belmonte culpa a Pavón de su voto para dar la alcaldía al PP y éste la acusa de “solo querer un sueldo”

La concejal no adscrita de Alicante Nerea Belmonte, expulsada de la coalición Guanyar Alacant (EU-IU, Podemos e independientes), ha culpado de su voto para dar la alcaldía al PP al líder de su anterior grupo, Miguel Ángel Pavón, que a su vez la ha acusado de solo buscar "un sueldo".

voto
Juega Limpio Orihuela

La concejal no adscrita de Alicante Nerea Belmonte, expulsada de la coalición Guanyar Alacant (EU-IU, Podemos e independientes), ha culpado de su voto para dar la alcaldía al PP al líder de su anterior grupo, Miguel Ángel Pavón, que a su vez la ha acusado de solo buscar “un sueldo”.

El popular Luis Barcala se ha convertido hoy en el nuevo alcalde de Alicante con tan solo 8 de los 29 concejales debido a que a la socialista Eva Montesinos le ha faltado un voto para sumar los 15 de la mayoría absoluta (precisamente el previsible era el de Belmonte) y a que, en este caso, la normativa estipula que la alcaldía recaiga en el partido minoritario más votado, en este caso el PP.

Al término del pleno, Belmonte ha explicado a los periodistas que finalmente ha votado en blanco y que “la responsabilidad de que esto se haya producido” ha sido de su excompañero y portavoz de Guanyar, Pavón. “Pedir explicaciones a Pavón por negarse a restituir mis derechos políticos y económicos” y “no dar su brazo a torcer” en las negociaciones de los últimos días, ha dicho Belmonte.

Esta concejal fue echada de Guanyar en 2016 y enviada a los no adscritos, sin remuneración, por, presuntamente, otorgar varios contratos a una empresa creada después de las elecciones por dos personas cercanas de su candidatura en Podemos cuando tenía las competencias de Vivienda y Acción Social.

Por su parte, Pavón ha acusado a Belmonte de haber “antepuesto de forma muy miserable que quería solo un sueldo” y ha añadido que “la ciudad le importa un pimiento”. “No sabemos qué le ha podido ofrecer” el PP a Belmonte, ha continuado el portavoz de Guanyar, de quien ha añadido que la no adscrita ha tenido un comportamiento “lamentable” con “un nivel de degradación de un responsable público que ha superado los límites”, ante lo cual cree que debería de devolver su acta de concejal.

Para Pavón, el popular Luis Barcala se ha convertido en alcalde “por mandato legal pero no por voluntad popular de la ciudadanía”, ya que al comienzo del mandato la mayoría del pleno era de los partidos de izquierda, y ha lamentado que Alicante vuelva a estar en manos “del partido de la corrupción y de la mala gestión económica”.

“Belmonte, Fernando Sepulcre y los cinco concejales de Ciudadanos han dado la alcaldía al PP”, ha lamentado el portavoz de Guanyar.