El Ayuntamiento impulsa el proyecto para reurbanizar el barrio de Rabasa con una inversión de 2,4 millones de euros en dos años

La Junta de Gobierno aprobará el próximo martes el proyecto después del compromiso adquirido por el alcalde para su desarrollo

Juan XXIII
Juega Limpio Orihuela

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante tiene previsto aprobar en su sesión del próximo martes el proyecto de reurbanización del barrio de Rabasa, con una inversión de 2.411.021 euros y una ejecución con un plan plurianual. Con esta actuación el consistorio dotará al barrio de una imagen renovada y actual, con una urbanización de mayor calidad que mejorará la accesibilidad y la movilidad sostenible.

La concejala de Urbanismo, Mari Carmen de España, ha explicado que “estamos dando los pasos necesarios siguiendo las indicaciones del alcalde, Luis Barcala, para poner en marcha lo antes posible estas obras para mejorar las condiciones de accesibilidad y movilidad del barrio con una actuación que además va a modernizar la imagen de Rabasa con una urbanización más actual y de mayor calidad, dando la respuesta que esperan sus vecinos”.

Aprobamos ahora el proyecto con el objetivo de seguir adelante con la tramitación, para licitar y adjudicar las obras este mismo año. Al mismo, estamos hablando con compañías como Iberdrola y Telefónica para los trabajos paralelos de eliminación de los cables aéreos con el fin de mejorar la imagen del barrio de forma paralela a la de la urbanizazión”, ha añadido la edil.

Plataforma única

El proyecto contempla acabar con la estrechez de las calles creando una plataforma única, con el bordillo que linda con la franja de aparcamiento de una altura de cinco centímetros y el opuesto a pie llano, con el fin de facilitar el paso de los servicios de emergencia, como ambulancias o bomberos. Al ser espacios de baja densidad de tráfico, la plataforma única facilitará la movilidad y permitirá que los peatones puedan compartir el itinerario con el tráfico rodado.

La reurbanización de las calles permitirá ampliar las aceras con ancho mínimo de metro y medio y establecer un cordón de aparcamiento de dos metros de ancho -a excepción de las calles por las que pasa el autobús en las que se elimina el aparcamiento-. La calzada tendrá una anchura mínima de 3,75 metros.

Los trabajos a ejecutar contemplan la demolición de la acera, bordillos y calzada, ejecución de los servicios urbanos de alumbrado y riego, mejora de la red de saneamiento, sustitución de la red de abastecimiento (en colaboración con Aguas Municipales de Alicante), el soterramiento de la red eléctrica por parte de Iberdrola, así como la telefónica en colaboración con Telefónica, la pavimentación de la sección viaria, instalación de puntos de luz, plantación de jardinería y acondicionamiento de las zonas resultantes de la ampliación de espacios peatonales por la reordenación del tráfico.

Reuniones con los vecinos

El alcalde, Luis Barcala, adelantó algunas de las líneas generales del proyecto hace un mes en una reunión vecinal, en la que también se dio cuenta de los trabajos de mejora del camino Fondo de Piquieres. Los residentes en Rabasa vienen reclamando esta actuación desde hace años debido a que los servicios básicos de urbanización son antiguos y presentan dificultades en la movilidad por la presencia en numerosos obstáculos en las aceras, así como deficiencias en la red de saneamiento, agua potable, entre otras.

La actuación está prevista se desarrolle dentro de un Plan Plurianual de forma que se desarrollen los primeros trabajos dentro de ese ejercicio. De hecho, la concejal de Urbanismo, Mari Carmen de España, ya ha mantenido las primeras reuniones tanto con Iberdrola como con Telefónica para que se realicen los estudios previos para la retirada del cableado aéreo, con el objetivo de que todos los trabajos de urbanización puedan desarrollarse al mismo tiempo y con las mínimas molestias posibles para los residentes en el barrio.

También está previsto construir en Rabasa la nueva Comandancia Provincial de la Guardia Civil, proyecto que implicará también mejoras en las condiciones de urbanización y accesibilidad al barrio, por el que ya se accede además al acuartelamiento militar.