Antonio Zapata destapa su poesía mas transgresora y provocativa de toda su carrera

Poemas Arrios, Prosas Arrias” es el último poemario publicado este año que contiene versos políticamente incorrectos

Antonio Zapata Diario Alicante
Josep Manel Sánchez
PublicidadJuega Limpio Orihuela

El Articulista de Opinión de este medio, Antonio Zapata Pérez, ha publicado recientemente un poemario con unos versos transgresores, que no dejan indiferente a nadie. Antonio Zapata es uno de esos escritores todo terreno, no obstante, el género que mejor domina es la poesía social y comprometida. A partir de 1998 fue cuando inició su carrera publicando un primer poemario bajo el título “Los verbos del mal”, al que le siguieron “Poemas del mono azul” (1999); “Rotativos de interior” (2000); “Lucernario erótico” (2006); “Cíngulo” (2007); “Haber sido sin permiso” (2009); “Recursos” (2011); “El callejón de Lubianski” (2015); “101 Rueca” (2016) y el último publicado “Poemas arrios, prosas arrias”. Además de los diez poemarios, ha colaborado en otras publicaciones con varios autores y tiene un libro recopilatorio de artículos que publicó en varios medios de prensa provincial cuyo título es el de “Lontananza. Crónica sentimental de la postguerra ilicitana (1952-1974)”. Como cofundador de la revista “El Picudo Blanco”, a escrito versos inéditos y relatos cortos. Antonio Zapata en su último poemario se ha sacado las vísceras para ponerlas encima de la mesa a modo de verso. En unas de sus poesías se puede leer: “Soy un puto objeto de agua, que mueve su oleaje de/ zapatos con la bujarda, sublevando las espumas/ linfáticas, niebla dulce de polvo que ciega lontananzas,/ viento que emerge entre delfines copulando la aurora,/ sirenas frías frotando con sus escamas un mástil/ a la deriva”. En este tipo de prosa tan provocativa tampoco se libra la religión, la sociedad, la música y hasta los sueños eróticos más profundos que pueden encontrarse en los versos de un Zapata cuya pasión es la escritura. Para este escritor y poeta ilicitano que se mimetiza con el tiempo, que se considera un vampiro literario, que vive todos los ciclos y generaciones de una juventud que la hace suya, así podría resumirse otra de sus poesías o quizás, uno de sus más oscuros pensamientos, porque la añoranza del escritor es perpetuarse en el tiempo sin que la vejez le impida seguir escribiendo.

Publicidad