Alicante ya supera a 2018 en sanciones por botellón

En lo que va de años se han interpuesto 1029 actas, mientras que en todo 2018, sólo se interpusieron 902.

Juega Limpio Orihuela

La Policía Local de Alicante ha interpuesto un total de 1.029 actas por consumo de alcohol en vía publica en mayo y junio, unas cifras que superan las actas levantadas en todo 2018, año en que se registraron un total de 902 denuncias

El concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante, José Ramón González, ha realizado este domingo un balance de los dos primeros meses del operativo de la Policía Local de Alicante puesto en marcha en el mes de mayo con un refuerzo de controles y vigilancia para acabar con el consumo de alcohol en la vía pública en Alicante, ha indicado el consistorio en un comunicado.

Durante estos dos meses de mayo y junio, se han interpuesto también un total de 15 actas por venta alcohol fuera de horario, 43 actas por miccionar en vía pública y 211 actas por consumo y tenencia de drogas, entre otras.

El edil de seguridad ha mostrado su “satisfacción” por los “buenos” resultados y ha incidido en que “una mayor presencia policial con más control, más vigilancia y más prevención” sitúa a la ciudad “en el buen camino para erradicar el botellón en las calles de Alicante los fines de semana”.

La Concejalía ha informado de que se continuará con el dispositivo especial de refuerzo policial para controlar de manera fija y móvil las zonas de ocio y hacer frente al consumo de alcohol, con una vigilancia de los sitios donde se concentran jóvenes en distintos puntos, la playa de San Juan y la zona del Golf, en el casco antiguo y el centro.

La Policía Local interviene para incautar las bebidas alcohólicas y se levantan actas de denuncia por consumo de alcohol en la vía pública, que conllevan una sanción económica de 90€ cada una.

El dispositivo está compuesto con agentes policiales de refuerzo, la Unidad Fox, el GOIR y el servicio nocturno que ya está implantado de forma habitual en la ciudad de Alicante, distribuidos en diferentes puntos evitando el botellón.

El concejal de Seguridad ha subrayado que “el objetivo de este dispositivo policial es conseguir que los menores no consuman y los mayores no lo hagan en las calles, porque la ordenanza no lo permite, para acabar así con el botellón en las calles y convertir Alicante en una referencia para otras ciudades”.