Tan sólo 8 meses, ese es el tiempo que Quique Hernández ha aguantado al frente del Hércules tras presentar su dimisión por desavenencias con los poderes fácticos  del accionariado del club y con su antecesor en el cargo, Juan Carlos Ramírez.

El empresario Enrique Ortiz intentará hoy a la desesperada disuadir a Hernández y convencerle de que siga al frente del club. Cansado de la «falta de confianza» por parte de Ramírez, Quique Hernández fue un paso más allá en su desencuentro permanente con su antecesor y el 4 de octubre entregó por escrito su dimisión a Rafael Ramos, secretario del consejo de administración de la entidad y abogado de Ramírez.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante