Lamborghini

Un hombre ha sido condenado a un año de prisión por intentar estafar a una compañía de seguros 250.000 euros tras fingir el robo de su vehículo, un lujoso Lamborghini Murciélago, que había quedado en situación de siniestro total tras un accidente de tráfico.

La sentencia, dictada por la Sección Décima de la Audiencia de Alicante le declara autor de una simulación de delito, una estafa agravada en grado de tentativa y una falsedad en documento oficial y le impone también 2.700 euros en multas.

Los hechos ocurrieron el 30 de noviembre de 2012, cuando el procesado, Luis R.O., sufrió un accidente en una carretera de la provincia de Toledo con el citado vehículo, que estaba a nombre de su empresa y carecía de seguro. El propietario concertó siete días más tarde un seguro a todo riesgo con la compañía Axa Seguros, a la que mostró un turismo de características idénticas al siniestrado y manifestó que estaba “en perfectas condiciones y nunca había sufrido accidente alguno”, recoge el fallo.

Al cabo de varios meses, concretamente el 28 de abril, interpuso una denuncia en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Dénia en la que aseguraba que le habían robado el coche en una partida de este término municipal tras dejarlo estacionado.

Con esa denuncia, el empresario intentó que la aseguradora le indemnizara por los daños que había sufrido el vehículo, pero la compañía tenía sus sospechas y se negó a pagarle. Luis R.O. se hizo entonces con un oficio falso de la Guardia Civil donde se concluía que había declarado “absolutamente probado” que su Lamborghini había sido sustraído sin participación alguna de su titular.

Con este documento volvió a presentar en diciembre de 2013 y enero de 2014 sendas reclamaciones a la aseguradora para exigir una compensación de 250.000 euros, más un 20 por ciento de intereses de demora. Sin embargo, tampoco logró su propósito en esa ocasión, pues la compañía sospechaba que el oficio supuestamente confeccionado por la Guardia Civil era fraudulento.

La sentencia dictada por la Audiencia absuelve a otro acusado por no haber quedado probada su participación en la falsificación del documento, y la resolución puede ser recurrida por el condenado ante el Tribunal Supremo.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante