Noticias de Alicante y provincia

miércoles, 7 diciembre 2022

El tren entre Xátiva y La Encina discurrirá por vía única durante dos años hasta la Alta Velocidad

Los 45 kilómetros conforman el último tramo sin adaptar del Corredor Mediterráneo y permitirán conectar las tres capitales valencianas con Murcia

El último tramo ferroviario del Corredor Mediterráneo sin adaptar a la Alta velocidad tiene una longitud de 45 kilómetros, los que separan La Encina y Xàtiva. La secretaria de Estado del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el Mitma, Isabel Pardo de Vera, ha recorrido este jueves 10 de noviembre en un tren de pruebas parte del tramo Vallada-La Encina, que absorberá los tráficos ferroviarios mientras se realizan las obras de cambio al ancho internacional y electrificación a 25.000v.

- Advertisement -

«Se trata de la única parte del Corredor Mediterráneo en la que no había comenzado ningún trabajo de cambio de ancho”, ha indicado. “En estos más de cuatro años de gobierno hemos aumentado la longitud del Corredor Mediterráneo en 233 kilómetros, hemos puesto en servicio la Alta Velocidad a Granada, el tramo Alcudia-Moixent, la variante de Vandellós la Alta Velocidad a Elche, Orihuela y, en unos días, a Murcia”.

Las obras tendrán una duración estimada de dos años e implantarán el nuevo trazado en ancho convencional entre Xàtiva y el Nudo de la Encina en vía doble, con el que conectará en ancho estándar o internacional de las 3 capitales valencianas. Mientras llega la Alta Velocidad el tráfico discurrirá por un trazado de vía única.

- Advertisement -

El nuevo trazado en ancho convencional entre Xàtiva y el Nudo de la
Encina es clave en el desarrollo del Corredor Mediterráneo para conectar el sureste peninsular con el noreste y el resto del continente, resaltan desde el Mitma.
Una vez se ponga en servicio, tras una inversión de 413 millones de euros,
Adif abordará la adaptación a alta velocidad del trazado ferroviario actual
Xàtiva-Nudo de la Encina (45 km), en vía doble para la conexión en ancho
estándar de las 3 capitales de la Comunitat Valencia. La inversión total de
esta actuación se estima en 187 millones de euros y, recientemente, Adif
AV ya ha adjudicado los dos primeros contratos para la ejecución de este
proyecto.

El trayecto completado en la visita de la secretaria de Estado por el trazado convencional se ha realizado en una BT, un tipo de tren laboratorio -junto al conocido como Séneca-, que Adif utiliza para las pruebas previas a la puesta en servicio de nuevas infraestructuras y para la exploración de las que ya se encuentran servicio. Equipado con equipos tecnológicos de última generación, es un tren reparado para circular en ancho variable (tanto ibérico como estándar o internacional), alcanza velocidades máximas de 200 Km/h y está instrumentado para realizar auscultaciones
dinámicas de vía y catenaria, geometría de catenaria, GSM-R y ERTMS.

Pardo de Vera ha recordado que el Corredor es un conjunto planificado de redes prioritarias de transporte pensadas para facilitar la comunicación de personas, mercancías y servicios a lo largo de la Unión Europea, que fueron aprobadas en 2011, definidas en 2013 y que en 2030 tiene que estar finalizada la red básica, un total de 64.572 kilómetros. Asimismo, la red básica extendida debe concluirse en 2040 y diez años más tarde, en 2050, habrá que concluir la Red Global, casi 120.000 kilómetros.

En la visita la secretaria ha estado acompañada por la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé; la consellera de Política Territorial de la Generalitat Valenciana, Rebeca Torró; el director general de Conservación y Mantenimiento de Adif, Ángel Contreras; y el comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo, Josep V. Boira.

Una licitción a la semana

El comisionado del Gobierno Josep V. Boira ha realizado un detallado repaso de las actuaciones movilizadas y acometidas en el Corredor Mediterráneo, desde junio de 2018 hasta la actualidad, y ha desvelado su intenso ritmo de avance, como lo constatan cifras como el número de licitaciones lanzadas en el período, más de 300, o lo que es lo mismo, más de una a la semana; un volumen sin precedentes en la red ferroviaria española.

Este ritmo inversor se traduce en la puesta en servicio de 233 km de nuevas infraestructuras en el período -sumando un total de 624 km-, a los que se añadirán próximamente los más de 43 km de los tramos MoixentNudo de la Encina y Beniel- Murcia del Carmen.

El avance del Corredor Mediterráneo queda reflejado en la siguiente comparativa: en junio de 2018, los estudios previos se encontraban a un 60%, cuando hoy ya se han completado al 100%; el porcentaje de proyectos no superaba en ese período el 57% sobre el total y hoy alcanza el 85%; las obras en desarrollo representaban un 45%, cuando hoy el 75% de están en marcha en todas las regiones; y las actuaciones en servicio se situaban en un 21% y hoy se elevan al 34%.

En la Comunidad de Valencia, el repaso a este eje estratégico muestra la siguiente foto: en junio de 2018, de los 717 km del Corredor Mediterráneo proyectados, un total de 440 km se encontraba sin avances; 114 km se desarrollaban y 163 km estaban finalizados. Hoy, los km en desarrollo suman 488 km y son 229 los km acabados.

En Cataluña, 520 km se encuentran terminados (un 78% del total) y 144 km bajo desarrollo, cuando cuatro años antes 144 km se encontraban sin avances, 45 km en desarrollo y 475 km terminados. En la Región de Murcia, los km avanzados suman en la actualidad 193 (más del 85% de los proyectados en esta comunidad) y los terminados se elevan a 33 km. En junio de 2018, hasta un total de 176 km se encontraban sin avance alguno y 17 km estaban en desarrollo.

En Andalucía, el Corredor Mediterráneo Litoral se prolongará a lo largo de 574 km: de estos, 460 km (un 80%) se desarrollan ya y 114 km ya han finalizado. Cuatro años antes, eran 460 km los que se encontraban sin avance y 114 km en desarrollo.
Proyecto estratégico para la conexión con Europa El Corredor Mediterráneo es un proyecto estratégico, llamado a convertirse en una vía preferente de las conexiones de España con Europa. En este sentido, los corredores transeuropeos -como el Mediterráneo- van más allá de la infraestructura -su potencial reside en su transversalidad-, al necesitar de una definición estrategia de desarrollo logístico, donde los puertos se configuran en otro actor principal; así como los aeropuertos, las terminales privadas y el tejido industrial y empresarial, motor de la actividad económica.

Son además proyectos que cuentan con el respaldo de una estrategia europea, orientada al desarrollo de proyectos transformadores, que permitirá avanzar en economías más sostenibles, resilientes y competitivas. En este sentido, el Corredor Mediterráneo cuenta para su desarrollo con financiación europea de más de 3.000 millones de euros, procedente de los Mecanismos de Recuperación y resiliencia (MRR) del programa NextGeneration.

El Corredor contribuirá a vertebrar el territorio, al unir Andalucía, Región de Murcia, Comunitat Valencia y Catalunya con Europa en ancho estándar.
Asimismo, promoverá una movilidad plenamente interoperable y más sostenible y una mayor competitividad de las empresas del Arco Mediterráneo y su área de influencia, potenciando el transporte de mercancías por ferrocarril y evitando la ruptura de carga en la frontera al disponer de un corredor continuo en ancho internacional.

El proyecto es una herramienta para la lucha contra el cambio climático: su contribución a la descarbonización del transporte y la reducción de la huella de carbono se concreta en una disminución de hasta 5,5 millones de Tn/año de emisiones de CO2 a la atmósfera.

CatalàEspañol