```

Noticias de Alicante y provincia

miércoles, 24 abril 2024

Sanidad defiende gestión sin ‘sesgo’ tras denunciar Compromís trato preferente a empresario

Compromís denuncia que De Rosa, según las informaciones de los trabajadores del hospital del Vinalopó, tuvo un trato 'diferente al de cualquier otro paciente en una situación parecida'

El conseller de Sanidad, Marciano Gómez, ha defendido este jueves en Les Corts que el Gobierno de Carlos Mazón se aleja de la “ideología” y el “sesgo” en una apuesta por la “eficacia y la eficiencia” y ha reprochado a los grupos de la oposición que estén “descolocados”.

Gómez ha hecho estas manifestaciones al ser preguntado en la sesión de control, por parte del diputado de Compromís, Carles Esteve, sobre informaciones de trabajadores del Hospital Universitario del Vinalopó, en Elche, que aseguran que el pasado 29 de junio se cerró parte de una planta del centro para atender, con un refuerzo asistencial, al empresario Alberto de Rosa, directivo de la empresa concesionaria Ribera Salud.

El directivo es además hermano del diputado del Partido Popular en el Congreso y expresidente de la Audiencia de Valencia y vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de Rosa.

Esteve ha preguntado al conseller si “es para esto que quieren mantener el hospital del Vinalopó en manos privadas, un hospital ‘vip’ en la que los suyos pasen por delante del resto, en lista de espera”, una nueva “contraprestación a Ribera Salud además de las condonaciones de la deuda”.

Gómez le ha respondido que el Gobierno de Mazón, frente al del Botànic, se “aleja de las ideologías” y ha retomado “lo que tenía que retomar”, como la gestión del hospital de Dénia.

“El señor De Rosa es un empresario como los demás”, ha señalado, y ha afirmado que la ideología del Consell es clara y el objetivo es el “control y evaluación” y “no se quedará ni un euro público valenciano en ninguna de las empresas que en estos momentos están en las concesiones”.

Compromís ha precisado que De Rosa, según las informaciones de los trabajadores del hospital del Vinalopó, tuvo un trato “diferente al de cualquier otro paciente en una situación parecida”.

Señala que estuvo ingresado “en una habitación individual, manteniendo sin ocupar las habitaciones adyacentes y se dedicó personal de enfermería específico para su atención en exclusiva y personal de seguridad, también dedicado”.

Compromís ha registrado una batería de 20 preguntas referidas al caso, en las que pide que se informe sobre si se modificaron operaciones o ingresos en planta para atender a De Rosa, y si la Conselleria de Sanidad y Presidencia de la Generalitat era conocedora de estas “excepcionales circunstancias”.

“Exigimos al presidente Carlos Mazón que investigue los hechos con celeridad y que, caso de confirmarse, supongan la finalización inmediata de la gestión de cualquier departamento, hospital, centro de salud o servicio sanitario público del que Ribera Salud mantenga una gestión privada”, señala Compromís.

Esteve también ha destacado el hecho de que Ribera Salud dispone de diez hospitales privados y a la hora de someterse a una intervención, el presidente de esta empresa “elige el único hospital público que todavía gestionan, para recibir allí un trato privilegiado”.

Ha recordado asimismo que este caso “se suma a la anomalía vivida en el mismo hospital cuando en 2020 Ribera Salud desplazó decenas de enfermeras de los hospitales públicos que gestionaba para hacer test de covid en la población de Torrejón (Madrid) y cumplir una operación de marketing sanitario del Partido Popular de Madrid”.