Ragnar sigue luchando como un vikingo

Ragnar fue encontrado medio muerto al lado de un contenedor. La asociación ilicitana Huellas Salvadas se ha hecho cargo del caso. 

1
1175
Estado en el que fue encontrado Ragnar

Este martes pasado, Huellas Salvadas (asociación ilicitana por los derechos de los animales), recibía un aviso urgente de Alberto, del Club Canino Binomios. Había encontrado a un perro en estado prácticamente de caquexia al lado de un contenedor, cerca de una planta de residuos en una partida rural de Elche.

Como su estado era tan grave que parecía estar dejándose morir, Alberto lo cogió, lo cargó en su coche y se puso en contacto con Huellas Salvadas. 

El perro, de raza mastín, fue llevado inmediatamente a un centro veterinario y atendido de urgencia. Ragnar, así lo han llamado porque es un auténtico guerrero, presentaba un estado de desnutrición severo, además de múltiples heridas y lesiones. 

 

Tal y como nos cuenta María Teresa Agulló, miembro de la junta directiva de la asociación, Ragnar estuvo la primera noche ingresado en la unidad veterinaria de cuidados intensivos de la clínica, donde intentaron estabilizarlo e hidratarlo, pues presentaba un grado de desnutrición severo. Estuvo vigilado las 24 horas, ya que tenían tanto miedo a que se muriera esa misma noche que no querían dejarlo solo ni un segundo.

Afortunadamente, Ragnar está luchando por vivir y, aunque sigue ingresado en UCI, ya está ingiriendo comida sólida. Por su estado, parecía llevar meses sin comer y no logran entender cómo ha podido sobrevivir en esas condiciones. 

En Huellas Salvadas sospechan que alguien debía tener al animal encerrado sin darle de comer ni beber durante mucho tiempo y “cuando se cansó de él lo dejó en un contenedor porque se estaba muriendo ya”.

Es la hipótesis que barajan, pues aseguran que un perro en esas condiciones no habría podido sobrevivir mucho tiempo en la calle, con los temporales que ha habido. Además, no se explican que, de haber estado vagando por ahí, nadie lo hubiera visto antes, puesto que afirman que la zona donde fue encontrado es muy transitada y hay un nivel alto de tráfico de coches. 

Por esta razón, piden colaboración ciudadana para obtener información acerca de sus posibles responsables, ya que debido a las lesiones de Ragnar, podría ser punible penalmente al ser un presunto caso grave de maltrato animal y tomarán las medidas legales pertinentes. Desgraciadamente, no lleva chip identificativo. 

Han pasado solo dos días desde su rescate y aún no pueden asegurar que el perro vaya a sobrevivir. Hoy iban a hacerle más pruebas, no han podido antes porque algunas requieren sedación y en su estado es algo peligroso. Una de ellas es un TAC para intentar determinar qué es la masa inflamada que hay alrededor de su cabeza.

“Cuando lo recogimos, esa zona estaba llena de parásitos y parecía necrosada. Impresionaba mucho”, nos cuenta afectada Agulló. También se le van a hacer analíticas completas, radiografías y ecografías para ver el estado interno del perro.

“No entendemos ni cómo mueve el rabito cuando nos ve”, añade emocionada la voluntaria. Insistimos en que Ragnar sigue ingresado en la UCI veterinaria y, a día de hoy, su pronóstico sigue siendo crítico. Es un mastín que debería pesar unos 60kg y tan solo pesa 18, tiene unos 7 años y parece haber vivido toda una vida de maltrato y vejaciones. 

Aunque este caso les ha afectado mucho emocionalmente, desde la asociación quieren agradecer todo el apoyo que están recibiendo estos días, tanto moral como económico. 

“La ola de solidaridad ha sido increíble, no nos podíamos creer lo que estaba pasando”, relata Agulló.  Han llegado bastantes donaciones económicas que les están permitiendo ir pagando la deuda veterinaria que, ya supera las cuatro cifras, solo con este caso. Incluso hay personas que se han ofrecido a acogerlo o adoptarlo, pero, ahora mismo, lo más importante es que se recupere. Y será un proceso lento.

Aclaramos que Huellas Salvadas es una asociación animalista de Elche, con solo cuatro años de recorrido. No reciben ningún tipo de subvención pública ni su labor recogida de animales abandonados están financiados por ningún organismo. Solo son un grupo de activistas que se reunieron tras una feria de adopción y decidieron montar una asociación. De hecho, ni siquiera tienen un refugio donde ubicar a todos los animales que se encuentran abandonados. Funcionan actualmente con casas de acogida y donaciones de particulares. 

Sin embargo, están en proceso de construir un albergue con sus propias manos. Ya tienen el terrero y el vallado habilitado, pero lo están haciendo poco a poco. Es una inversión enorme que una asociación tan humilde no puede afrontar. Por eso, necesitan donaciones de material de construcción, bombas de agua, azulejos y pintura, entre otras cosas. Y, por supuesto, personas voluntarias que quieran ir a ayudar a construir ese espacio, que les permitirá albergar a algunos animales que encuentren en la calle. 

Se puede seguir el caso de Ragnar en las redes sociales de Huellas Salvadas y aportar donaciones económicas en un evento que han creado. Un caso que ya se está haciendo viral por su gravedad y por el aluvión de personas interesadas que están mandando apoyo al perrete. 

Lo que está claro que Ragnar ya no está solo. Ahora, vive acompañado de esas valkirias y guerreros vikingos que le están dando ese aliento que necesita para no morir en el campo de batalla. Porque de ahí es de donde parecía que venía cuando lo recogieron.

https://www.facebook.com/huellassalvadas/videos/215754459473339/

 

 

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.