```

Noticias de Alicante y provincia

miércoles, 24 abril 2024

Primer protocolo médico de ayuda a las víctimas de agresiones sexuales en la Comunitat para unificar criterios sin ‘revictimizar’

La Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria difunde este documento en un momento en que aumentan las agresiones grupales.

La Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria (SoVamFIC) ha empezado a difundir entre la comunidad sanitaria el primer Protocolo de Agresión Sexual de la Comunidad Valenciana. Un documento que llega en un momento con un preocupante aumento de agresiones sexuales, con el agravante de que crecen las de carácter grupal.

Por eso, qué hacer exactamente y cómo responder a las dudas que se plantean cuando una persona que haya pasado por esta experiencia acude a un centro sanitario, resulta clave pare generar confianza y seguridad en un momento traumático y delicado.

La coordinadora del Grupo de Trabajo de la Mujer de SoVamFIC, la Dra María José Muñoz, médica de familia en el centro de Pinoso explica que este protocolo “se hizo en el año 2019”, y aunque llegó a publicarse en la página de conselleria “pero con la llegada de la pandemia, la difusión se quedó en un segundo plano. Es decir ya se disponía de él pero los profesionales no eran conscientes”.

En total son más de 70 páginas donde se establecen todas las pruebas y la manera en qué debe responderse dependiendo de la situación, “pero sobre todo teniendo muy en cuenta no revictimizar a la persona que ha sufrido al agresión”, apunta.

Entre la infinidad de factores a tener en cuenta, el tiempo transcurrido, el tipo de agresiónla edad de la persona, dado que hasta los 15 años pertenece a pediatría, o incluso si los hechos se han producido inducidos por la ingesta de determinadas drogas, el protocolo busca dar respuestas claras a cada paso.

Los mismos pasos, en todas partes y el mismo apoyo

Con todo este trabajo que se está intentando difundir, y el material que llega a Colegios de médicos, departamentos de igualdad de la Comunidad Valencia a través de los profesionales sanitarios, el objetivo es marcar unas pautas clares que respeten, protejan, y garanticen los derechos.

“A los sanitarios les resuelve dudas y la población lo que tiene que saber es que existe un protocolo determinado para atenderles que recoge sus derechos, pero además la importancia fundamental del protocolo es que en todas partes de actúe de la misma manera ante los casos de agresión sexual, que se responda de la misma forma en Alicante, en Valencia o en Castellón”.

De este modo, las directrices desde cómo se hace la entrevista a la persona que acude, si puede estar acompañada, o incluso cómo tomar las muestras de manera que puedan ser válidas después si la persona decide denunciar, todo esta pautado, explica la doctora Muñoz.

De hecho, entre los interrogantes que se plantean “muchas veces está el del dilema de qué hacemos si la paciente no quiere denunciar, la paciente tiene derecho a no denunciar, no hay que olvidarlo, pero tu tienes que mandar el parte igualmente para que se investigue el caso”.

Agresiones grupales: mayor daño físico y psicológico

En cuanto al momento en que se lanza la campaña de difusión, la coordinadora del Grupo de Trabajo de la Mujer de SoVamFIC, recuerda que “en la Comunidad Valenciana es la primera vez que se hace, y no en todas las comunidades autónomas lo hay”.

Por otro lado, ante la realidad del crecimiento de los casos de agresión, la doctora Muñoz apunta que quizás se sumen muchos factores: “puede que haya un aumento pero también una mayor conciencia, muchas veces, no se acude por el cuestionamiento que se llega a hacer de la víctima.”No es trabajo del profesional sanitario juzgar a las víctimas sino tratarlas com el máximo respeto y este protocolo nos va a ayudar a hacer eso y hacerlo aún mejor”.

“El acceso a la pornografía desde muy pequeños, las conductas violentas que se reproducen y que parece que se está poniendo de moda lo de las agresiones en grupo, eso también contribuye”, añade. “Además, en este tipo de agresiones, tanto las secuelas físicas como las psicológicas son mucho más graves aún”, concluye.