Un pasajero se pone a los mandos de su vuelo destino Alicante

Ante el aviso de la cancelación de su vuelo, Michael Bradley piloto de la compañía, tomó los mandos de forma voluntaria para poder irse de vacaciones.

La noticia, que parece sacada de un monólogo cómico, se producía en Manchester cuando un vuelo de la compañía EasyJet sufrió una serie de retrasos que culminaron en la cancelación del vuelo que debía llevar a Michael Bradley, su esposa y su hijo hasta Alicante para poder disfrutar sus vacaciones en familia.

Según informaba la compañía, a causa de unos problemas sucedidos el día anterior con el Tráfico Aéreo Francés, el piloto del vuelo no estaba disponible y por tanto el vuelo debía cancelarse. Al darse el aviso en las pantallas de información, Bradley decidió que no iba a quedarse sin sus vacaciones y realizó una llamada a sus superiores.  “Mi esposa me dijo que el vuelo se iba a retrasar dos horas debido a que el capitán de la nave no estaba, así que llamé a EasyJet y les dije que estaba a su disposición”.

Gracias a que el bueno de Michael llevaba consigo su licencia de vuelo y todos los papeles necesarios en regla, la compañía no tardó ni 30 segundos en confirmarle que tenía permiso para hacerse cargo de la aeronave y poner rumbo a Alicante.

“Si están todos de acuerdo con que uno de sus pilotos vista así hoy, nos vamos a Alicante” decía Bradley a la tripulación al tomar el mando entre los aplausos de los clientes que esperaban por despegar desde hacía dos horas.

EasyJet se ha mostrado agradecida con el piloto por su amabilidad y ha afirmado que “lo ocurrido está totalmente en línea con las regulaciones, ya que tenía su licencia e identificación con él. La seguridad es siempre nuestra máxima prioridad”.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.