El líder de la secta que captó a Patricia Aguilar intentó tragarse las pruebas que lo incriminaban

La joven ilicitana se encuentra en su ciudad y los familiares piden para ella privacidad y respeto

líder Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez
PublicidadJuega Limpio Orihuela

Patricia Aguilar, la joven ilicitana captada por el líder de una secta en Perú, se encuentra en Elche desde ayer que viajó con su padre Alberto y Naomi su bebé de dos meses. La portavoz de la familia, Noelia Bru, ha solicitado paciencia y privacidad para Patricia, además ha señalado la desprotección en cuanto a las leyes que legislan este tipo de casos. La carencia de que no exista un protocolo y una formación policial para saber como actuar en situaciones de captación de personas por parte de sectas, así como, la creación de un observatorio para prevenir a las victimas sobre este tema, ha sido una de las cuestiones que ha destacado Bru. En cuanto al padre de Patricia, Alberto Aguilar, ha afirmado que la pesadilla acabó cuando localizaron a su hija y ha recalcado que ésta, ha vuelto por voluntad propia, tras permanecer año y medio en un lugar peligroso de la selva del Perú. En cuanto a Naomi, tiene los apellidos de Patricia y su familia ha conseguido demostrar, a través de los servicios sociales del ayuntamiento ilicitano en colaboración con el Ministerio de la Mujer del Perú, que la bebé tendrá un hogar adecuado, con techo, comida y una estabilidad que ha originado que el gobierno del Perú la dejase marchar a España. El líder de la secta, Félix Steven Manrique Gómez, se aprovechaba de la vulnerabilidad y del estado económico de alguna de las familias, al no poseer recursos para poder tener un abogado, ahora, con el caso de Patricia Aguilar estas familias ya no se encuentran solas, ya que, están amparadas por la familia de la joven ilicitana.

líder Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

La familia espera, que en los cuatro meses que ha solicitado la jueza que instruye el caso para que se aporte pruebas, pueda llegar a condenarlo por mucho tiempo. El día que se le arrestó, intentó tragarse unos pen drives que lo incriminaban y por el momento, estará nueve meses en prisión preventiva, así lo ha dictaminado el juzgado Penal de Lima. Sin embargo, Félix Steven Manrique ha recurrido la prisión preventiva alegando la voluntariedad de las adeptas y que estás, junto a los menores, no estaban desnutridos. Otra de las alegaciones que atañe a Patricia es que Steven fue el salvador de la joven ilicitana y que quienes estaban haciéndolo mal eran los padres de la joven, manipulación en un argumento que pretende culpabilizar a los otros padres de las jóvenes cautivas. La abogada de la asociación SOS Desaparecidos, María Teresa Rojas, adelantaba en la rueda de prensa organizada en la Sala del Consell del Ayuntamiento de Elche, que para la próxima semana habrá una vista para saber si Steven Manrique sigue en prisión o no, si lo dejasen en libertad con cargos habría posibilidad de riesgo de fuga. La policía española lo está investigando por un delito de trata de seres humanos, por explotación laboral y sexual tanto a la adeptas como a los menores. El juzgado de instrucción número uno de Elche ha librado un oficio urgente a Perú en el que se solicita que se informe a la Interpol de todo lo acontecido con respecto a Patricia y al investigado Felix Steven Manrique, destacaba Rojas. El sumario de todo lo que se está realizando en Perú llegará a manos de la abogada de SOS Desaparecidos y otras cuestiones que serían motivo de delito como el de inducción al abandono del domicilio familiar cuando Patricia era menor de edad, inducción al robo, coacciones y por un delito de trata de seres humanos. El líder de la secta peruana intentó captar a una menor de Guipúzcoa con el mismo modo operandi que hizo con Patricia, la llamaba su esposa, le decía que ahorrase dinero, no obstante, los padres de esta chica no interpusieron denuncia por estos hechos, a pesar de que hubo una actuación por parte de la Ertzaintza. Nathaly Salazar es otra española desaparecida que se encuentra en Cuzco, se desconoce si sigue con vida y por este tema hay dos personas detenidas, encontrándose en el mismo limbo que estaba la familia de Patricia Aguilar, ha señalado Bru. También explicó, que tras la desaparición de Patricia el siete de enero hasta unos días después, no sabían que estaba en Perú y les llegaron a decir que era una fuga voluntaria. Alberto Aguilar comentaba que la vuelta a España había sido dura por los numerosos tramites burocráticos y estaba satisfecho por tener a su hija y nieta en casa.

Publicidad
Publicidad