El GOIR de la Policía Local salva la vida ‘in extremis’ a una persona cuando se desangraba tras un accidente con una radial

Los agentes del Grupo Operativo de Intervención Rápida de la Policía Local de Alicante salvaron la vida a un varón de 38 años, logrando taponarle una herida con un torniquete, ocasionada por un accidente en su vivienda mientras realizaba unas obras

Publicidad

Según fuentes policiales los hecho ocurrieron el viernes, a las 19 horas, cuando son comisionados, por el 112, para intervenir en un suceso con un herido en una vivienda, en el barrio Virgen del Remedio, que podrían ser ocasionadas por un arma blanca. La Policía ante la gravedad de la emergencia solicita la intervención urgente del GOIR que se encontraba patrullando en Alicante, y de inmediato se personaron siete agentes y un oficial.

El GOIR es informado a su llegada por los vecinos que el herido se encuentra en el zaguán de la primera planta y se está desangrando, y que han intentado taponarle la herida sin lograrlo. Los agentes observan que el herido, varón de 38 años y nacionalidad ucraniana, se encuentra tumbado sobre un charco de sangre, y presenta una herida en el brazo izquierdo muy profunda y está muy nervioso. 

La Policía ante la gravedad de los hechos se divide en varios equipos para intervenir rápido y lograr salvarle la vida, dos agentes de Policía Local se centran en estabilizar al herido, hablarle y tranquilizarle, poniéndolo en posición lateral, otros agentes verifican las heridas, otro agente vuelve a comisionar un Samu de urgencia, y otro equipo sube al inmueble para verificar el origen de las lesiones y si hay algún causante. El GOIR accede a la vivienda que se encontraba abierta, y descartan que no hay nadie en el interior comprobando que está en obras y se encuentran sacos de cemento, escombros azulejos y una radial.

De forma paralela el equipo del GOIR que está con el herido ha conseguido tranquilizarlo para que no pierda la conciencia pero está muy débil y desvaneciéndose, ya que había perdido más de un litro de sangre y hay un riesgo de fallecimiento por shock hipovolémico, momento en el que dos agentes logran taponar la herida interviniendo de forma rápida y segura colocando un torniquete en la altura superior del brazo afectado, decisivo para salvarle la vida, siendo el varón consciente en todo momento de la gravedad de la situación.

El herido presentaba dos heridas inciso contusas, una a la altura del antebrazo y la otra en el bíceps, y se había seccionado la arteria con la radial, herida que podría haberle ocasionado el fallecimiento si los agentes no hubieran conseguido taponarla.

Asimismo cuando llegan los servicios sanitarios intervienen rápidamente, trasladándole de urgencia al Hospital General.  

Al día siguiente los Policías Locales de Alicante se interesaron por el estado del herido trasladándose al centro sanitario, y pudiendo comprobar que estaba ingresado y estable, tras ser sometido a una intervención quirúrgica de reconstrucción de la masa muscular y del brazo.

Por su parte los servicios médicos dieron la enhorabuena a los agentes policiales poniendo de relevancia que de no haber taponado la herida con el torniquete, se habría producido el fallecimiento del implicado en el lugar de los hechos ante la gravedad de las lesiones.

Publicidad