Cuatro detenidos por robar cientos de kilos de uva de mesa en Monforte para venderla en Elche

PublicidadJuega Limpio Orihuela

La Guardia Civil de Alicante ha detenido a tres hombres por el robo de cientos de kilos de uva de mesa de viñedos de Monforte del Cid para posteriormente venderla en un establecimiento de Elche, por lo que el frutero también ha sido arrestado por adquirir la fruta a pesar de su procedencia dudosa. El valor de la uva sustraída alcanza los 3.000 euros.

Según ha informado la Benemérita en un comunicado, la investigación arrancó cuando agentes encargados de la prevención de robos en explotaciones agrícolas detectaron la presencia en campos de Monforte del Cid de una furgoneta que suscitó sospechas.

Publicidad

Los efectivos vieron a los tres ocupantes descargar varios capazos repletos de uva en una frutería de Elche, por lo que los identificaron a los hombres e inspeccionaron el local, tras lo que comprobaron que la uva era de la variedad Doña María.

Ninguno de ellos pudo acreditar la trazabilidad del género –un documento en el que se hace constar la procedencia, tanto el lugar de producción, recolección y/o compra–, por lo que la fruta fue intervenida por la Guardia Civil, con la ayuda de la Unió de Llauradors y la Lonja de Elche.

Los agentes comprobaron que los 800 kilos de uva provenían de una finca y que tenían un valor de 1.120 euros. Además, el agricultor afectado informó de otro robo de idénticas características de más de 2.000 kilos de uva.

Mientras, el dueño de la frutería de Elche manifestó haber comprado en otras ocasiones uva a estas mismas personas, aunque no sabía la procedencia del género.

Por todo ello, fueron detenidos los tres hombres –de nacionalidad rumana y 29, 27 y 25 años– como los presuntos autores materiales de los robos con fuerza, mediante escalo.

UN FAMILIAR ENTREGÓ UNA FACTURA FALSA

Mientras los arrestados estaban en dependencias policiales, un familiar entregó una factura con la intención de justificar la procedencia de la fruta. Sin embargo, la Guardia Civil comprobó que carecía de validez al constatar que tanto la cantidad de uva como la clase no coincidían.

A consecuencia, los agentes averiguaron que el frutero involucrado, un español de 42 años, adquirió esa cantidad de uva en un intento de hacer pasar esa factura como la correspondiente a los 800 kilos intervenidos en su frutería.

Consecuentemente, también fue detenido por un delito de receptación, al presuntamente adquirir la fruta sustraída, a sabiendas de su dudosa procedencia. Los cuatro detenidos ya han pasado a disposición judicial y han quedado en libertad provisional con cargos.

Publicidad