Carta abierta a los Pueblos del Mundo

La política está tan perdida como el género humano

carta abierta Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez
Juega Limpio Orihuela

Esta carta abierta es para decir, que han hecho falta 13.800 millones de historia del universo, para que en un planeta de tamaño medio, perdido en la inmensidad del cosmos, se desarrollase una mente material y compleja para pensarlo y saber de su existencia. Tener constancia de esta excepcionalidad, es lo que nos hace únicos, a tenor de los últimos estudios sobre vida extra solar y extra galáctica. Es muy posible que estemos solos en todo el universo visible, en cuanto a especies que puedan comunicarse por el espacio, como la nuestra, que para más complejidad, existe, porque otros seres vivos, como las algas y las plantas, desarrollaron mediante la fotosíntesis, una atmósfera protectora para la evolución de las especies, las cuales pudieron salir de los océanos y mares y multiplicarse por toda la tierra. Así se pudo respirar un aire compuesto por moléculas de oxígeno, nitrógeno y pequeñas trazas de otros gases, fabricados por las plantas. Bajo este paraguas químico, los animales y plantas, conquistaron toda la tierra firme. Las moléculas de ozono, compuestas por tres átomos de oxígeno, les protegerían de los mortales rayos ultravioleta que quedaban retenidos y “apresados”, en sus finas capas protectoras.

Actualmente hemos envenenado el aire, las aguas y los alimentos, si bien es cierto que es un veneno “homeopático”, acabará surtiendo un efecto demoledor sobre todos los que dependemos de esta gran casa en alquiler, que hemos sumido en ruinas “domésticas”. Porque, no seamos ilusos, nuestra “postmoderna” civilización solo se hace daño a sí misma, a nuestro planeta solo le supone un sarampión pasajero. Esta especie nuestra, “inteligente”, pasará pronto, porque lo que come, lo que respira, lo que bebe, lo que sueña, la está volviendo enferma, asmática y estéril, la auto extinción de gran parte de la vida, la sexta extinción, está en marcha y lleva la firma humana; y por si faltaba algo, la naturaleza le ha dicho ¡BASTA! a este enano mandarín; y le va a mandar las olas, a que se paseen por los desiertos, las granizadas más exquisitas, los tornados elevados al cubo, calores infernales, glaciaciones, inundaciones …ya saben , cojan sus flamantes automóviles y sigan quemando el aire; y utilicen cerillas para los matorrales secos de los bosques…por mucho que queráis herir a este cuerpo celeste, no vais a conseguir acabar con nada, solo acabaremos con vosotros, con nosotros… y con ellos, los beneficiados, que no podrán huir a ningún otro planeta joven, de los que hay por ahí afuera, porque no han tenido la paciencia de aguardar.

Nuestro cuerpo celeste ha sobrevivido a muchas catástrofes naturales y cósmicas: erupciones de supervolcanes, choques de grandes asteroides, subducciones de placas tectónicas. Desde hace unos 4.000 millones de años, que comenzó la vida, han habido unas cinco grandes extinciones. Al planeta le quedan otros 4.000 millones de años, lo que aguantará el sol brillando como ahora. Cuando la civilización humana desaparezca y haya sido una especie fallida y pasajera, el resto de especies se rehará y este mundo volverá a ser un planeta limpio sano y reluciente en apenas unos pocos miles de años. Luego, seguirá pariendo especies, pero sin nosotros/as.