Noticias de Alicante y provincia

domingo, 3 marzo 2024

Más de 3 años de cárcel por agredir a su novia, una menor tutelada y fugada

Los hechos sucedieron los municipios alicantinos de Torrevieja y de Callosa de Segura donde compartieron domicilio

Un hombre de 35 años ha sido condenado a penas que suman tres años, nueve meses y un día de cárcel por agredir en episodios reiterados a su pareja sentimental, una menor de edad tutelada por la Generalitat y fugada de un centro, en los municipios alicantinos de Torrevieja y de Callosa de Segura donde compartieron domicilio.

Los hechos objeto del proceso tuvieron lugar en el periodo de poco más de tres meses en el que ambos mantuvieron un vínculo sentimental, entre julio y noviembre de 2019, según la sentencia dictada por la Audiencia de Alicante.

El tribunal considera probado que, prácticamente desde el inicio de la relación, el acusado ejerció sobre la víctima malos tratos físicos de forma habitual. En esta línea, el fallo refiere tres fechas concretas en las que se produjeron distintas agresiones.

En la primera de ellas, registrada el 26 de julio, el procesado despertó a la menor, la zarandeó, la agarró del peló y la encerró en un cuarto. Cuando ella intentó huir, la volvió a coger del pelo y le propinó una bofetada.

El segundo caso de agresión ocurrió el 16 de septiembre en el que el encausado golpeó y pataleó a la víctima, igualmente en el domicilio en el que ambos residían entonces, en Torrevieja.

La última de las agresiones sucedió el 5 de noviembre en otra vivienda, en Callosa de Segura, donde el acusado también le dio varios puñetazos.

El procesado se acogió a su derecho de no declarar durante la celebración del juicio, el pasado 26 de diciembre. Y tampoco lo hizo la víctima, que se encontraba en paradero desconocido. Con todo, en la vista se reprodujo la declaración ofrecida por ella ante el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Orihuela (Alicante), lo que permitió conocer su versión de los hechos.

El tribunal confiere credibilidad al relato de la víctima, después de tener en cuenta también el testimonio del propietario de un salón de juegos al que ella acudió para refugiarse tras sufrir una de las agresiones, así como la declaración de los agentes de la Guardia Civil que la atendieron.