Baldoví confirma “la voluntad” de Compromís de hacer presidente a Sánchez antes del 23-S, pero le pide “compromisos más efectivos” en financiación, deuda y dependencia: “No podemos seguir pagando el 88% y el Gobierno sólo el 12%”

El diputado valencianista en el Congreso de los Diputados deja claro que su formación es partidaria de que haya ejecutivo socialista en septiembre y que "remará" para lograrlo. Además, se congratula de que el líder del PSOE hable con los movimientos sociales e insta a no volver a fallar al votante progresista porque no quiere una repetición electoral.

Baldovi en la rueda de prensa junto a Bellido, Fullana y Mas /Alex Ferrer
Baldovi en la rueda de prensa junto a Bellido, Fullana y Mas /Alex Ferrer
Juega Limpio Orihuela

El 1 de agosto, una fecha marcada por el comienzo de las vacaciones para muchos españoles y para nuestra clase política. Sin embargo, parece que en este año no habrá “un descanso total” para nuestros máximos representantes. Durante este mes y parte de septiembre se despejará la gran incógnita de saber si hay o no un gobierno de la nación, o si nos vamos a elecciones de nuevo (serían para el 10 de noviembre). Por estos derroteros ha transcurrido la rueda de prensa en Alicante de Joan Baldoví, diputado nacional de Compromís. En ella, el líder valencianista ha confirmado que su partido ayudará “en todo lo que pueda” para evitar unas nuevas elecciones, ya que es el “sentir mayoritario”, y del mismo velará para que Pedro Sánchez sea Presidente del ejecutivo nacional en septiembre. Sin embargo, también le dejó claro al líder socialista “las demandas” de Compromís para lograr su apoyo: Acercamientos o “compromios más efectivos” en financiación autonómica, deuda y dependencia.

En primer lugar, Baldoví se mostró muy crítico con la investidura fallida: “Todo lo que se podía hacer mal, se hizo mal. Se empezó tarde el proceso negociador y se habló antes de personas que podían ocupar ministerios que del programa de Gobierno. En definitiva, se empezó la casa por el tejado”. Para Baldoví, tanto el PSOE como Podemos no actuaron bien y les invitó a que tomaran de ejemplo el “Botànic II”: “Sin querer presumir,  el método que se ha abordado aquí (Comunitat) es el de sentido común para llegar a un acuerdo: hablar antes de un programa de gobierno, crear las complicidades y desbrozar todo aquello que pueda separar, y después decidir qué clase de gobierno pueda haber: De coalición o a la portuguesa”.

Sin embargo, no todo el análisis fue negativo. Baldoví vio “bien” que Pedro Sánchez se reúna con los movimientos sociales, aunque ya vaticinó qué es lo que le dirán: “No nos volváis a llevar elecciones”. El mismo sentir que cualquier persona que “te encuentras en la calle o en el ascensor”, según el propio valencianista. En esta misma línea, Baldoví contó una anécdota que él mismo ha vivido. “Un sobrino mío me ha advertido de que si terminan convocándose nuevos comicios, no me votará”. Para ello, ha instado a que Pedro Sánchez abra un proceso negociador con las fuerzas progresistas a partir de “la semana que viene” y que se olvide de “vías muertas” como lograr la abstención del PP o Ciudadanos. En ese sentido, deseó que todo se “materialice pronto” y ha expresado “la voluntad” de Compromís de llegar a un acuerdo y ha afirmado que tiene “constancia·” de que el PNV tiene la misma predisposición.

¿Es posible que Compromís pase de “la abstención” al “sí”?

En la investidura fallida de julio, Compromís se abstuvo en las dos votaciones. A la pregunta de Diario de Alicante sobre qué debería ocurrir para que los valencianistas pasasen de “la abstención” al “sí” en septiembre y si esta decisión estaría ligada a posibles avances en las negociaciones entre el PSOE y Podemos, Baldoví fue rotundo al afirmar que “Compromís, aunque coincidan en muchas acciones, es una organización absolutamente autónoma de Podemos y por lo tanto nuestro acuerdo no va a depender de las conversaciones que mantengan Podemos y el PSOE”. Acto seguido, detalló lo que sí podría hacerle cambiar su sentido de voto: “Compromís efectivos en financiación autonómica, deuda y dependencia”.

Baldoví confirmó que para la investidura de julio se estaban negociando varios aspectos con el PSOE y que se llegó a acuerdos como “el efecto del acuerdo con Mercosur en la agricultura valenciana,  inversiones en la Comunitat en base al Estatut valenciano y que debían ser acordes al peso ‘específico’ de la población y las entregas a cuenta para evitar que la infrafinanción valenciana sea más gravosa”. Del mismo modo, desgranó los principales “escollos” que se han quedado sin revolver y en los que Baldoví pide más determinación por parte del ejecutivo central. El más notorio ha sido la petición de un nuevo sistema de financiación autonómica: “Tiene que haber un compromiso para que en un año haya un nuevo sistema de financiación aprobado, nada de estudios  porque ya está todo estudiado. El Gobierno debe hacer una propuesta al Consejo de Política Fiscal y Financiera en el sentido de cuál es el modelo y evidentemente el peso de la población tiene que influir”.

La deuda valenciana también fue otro tema “farragoso”. Baldoví la considera “ilegítima”, ya que absorbe “el 25% del Presupuesto de la Generalitat, y le pide al gobierno central que actué en ella. “El verbo es importante y no queremos que utilicen estudiar la deuda sino otros más satisfactorios en el castellano como  reestructurar o quitar”. Por último, vimos a una diputado valenciano especialmente reivindicativo con el tema de la dependencia: La ley marca que el el Estado debe financiar el 50% de la política de dependencia. En la Comunitat con una financiación demencial estamos  financiando el 88% cuando nos tocaría sólo el 50%. No podemos seguir pagando el 88% y ellos el 12%. Si fuéramos el País Vasco o Navarra podríamos hacer ese esfuerzo de solidaridad, pero no lo somos”.

Finalmente, Baldoví también planteó “premiar” a la Comunidad Valenciana por “el sobreesfuerzo” que realiza en política sanitaria en verano: “Puede haber una compensación como comunidad turística que en verano tiene que atender a muchos españoles de otras autonomías y hacemos un sobreesfuerzo cada año en la sanidad para atender a todos los desplazados que vienen a nuestras playas. Creo que el Estado sin tocar demasiadas teclas tiene mecanismo para que esa infrafinanciación sea menos gravosa para el conjunto de los valencianos”.