Luis García Montero: “Soy profesor de literatura por la misma razón por la que soy escritor “

El poemario “A Puerta Cerrada” publicado recientemente es un libro reflexivo sobre la crisis económica, social y personal del entorno del escritor

Luis García Montero Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

Luis García Montero estuvo a principios de mes de febrero de 2018 en la ciudad de Elche, presentando su nuevo libro “A Puerta Cerrada”. Los organizadores de traer al poeta granadino al Gran Teatro, incluido dentro de su ciclo literario “La dignidad de la palabra, tuvieron que cambiar de escenario, ya que, acudió más gente de lo esperado. A pesar de ser una noche de alma gélida, la Asociación Cultural Frutos del Tiempo apoyados por el ayuntamiento consiguieron que la poesía entibiase a unos 300 asistentes. Luis García Montero nació en Granada en 1958, es el mayor de seis hermanos, está casado con la escritora Almudena Grandes, tiene tres hijos y además de poeta, es Catedrático de Literatura Española por la Universidad de Granada. Ha publicado unos 32 poemarios, algunos obteniendo premios nacionales importantes y tiene tres novelas, además de otras publicaciones. Como poeta pertenece a la generación de los ochenta o postnovísimos en una corriente denominada poesía de la experiencia. El portavoz de Frutos del Tiempo, Javier Cebrián, en la presentación que hizo del escritor definió la característica mas destacable de Luis como de narrativismo histórico geográfico de sus poemas, con una estructura casi teatral o hedonista en el personaje protagonista que cuenta o vive su historia a través de una memoria de recuerdo o de deseo.

Luis García Montero Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

¿Cómo es la infancia de un poeta?

En mi casa durante mi infancia había un salón de visitas, al ser una familia de clase media con seis niños que lo destrozaban todo, mi madre se quejaba de lo traviesos que éramos, entonces, para cuando vinieran las visitas hubiese un sitio que fuese una especie de territorio sagrado, existía una habitación que para los niños estaba prohibida. Al final de mi infancia me colé en ese salón de visitas y descubrí en la biblioteca de mis padres la edición de obras completas de Federico García Lorca. Unos libros que estaban encuadernados en piel y con papel de biblia, eran como libros sagrados. Mi padre siempre tuvo la costumbre de leer en alto sus poemas preferidos, ya que, en mi casa tardaron años los televisores en llegar, casi a finales de los años 60, por ello, mientras no había televisores se leían en las casas en voz alto.

 

¿De qué va hablar a los asistentes?

Voy hablar de poesía, a explicar porqué me dedico a la poesía, porqué he entregado más de cuarenta años a la poesía y leeré algunos poemas. Yo me dedico a la poesía por qué el azar de la vida fue forjando una vocación, mi padre leía poemas en voz alta, tuve buenos profesores de literatura, escuche a Serrat cantar poemas de Antonio Machado y todo se fue implicando. Con tanto tiempo dedicado a la poesía, pues me gusta meditar lo que significa mi oficio, mi vocación y en esta época llamada postverdad donde hay tanta mentira tradicional adaptada a las nuevas tecnologías, en esta época, que todo lo mercantiliza y en este época, que borra a la memoria y que hace del tiempo un objeto más de usar y tirar. Me gusta dedicarme a un oficio que es un diálogo con los mayores, que recoge la tradición que nos viene desde los siglos anteriores, que intenta ser un diálogo con la verdad y que intenta también, hablar de valores que tienen que ver con el ser humano y que merecen respeto, más allá de la mercantilización.

Luis García Montero Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

¿Presenta nuevo libro, que nos puede decir de él?  

He publicado un libro que se titula “A puerta Cerrada”, le pedí el titulo prestado a Jean-Paul Sartre, el escritor francés, que es un drama en el que los personajes descubren en un momento que están muertos y que están en el infierno, y donde uno de ellos dice que el infierno son los otros. En un momento de crisis económica para la sociedad en la que vivo, de crisis también de valores, por que se está degradando mucho la democracia. Es una época también de crisis personal por que cumplo sesenta años y se da cuenta el cuerpo que el tiempo no pasa en balde y la cabeza se da cuenta de que a parte del tiempo que ha pasado a la historia, hay muchas cosas que pertenecían a mi educación sentimental y que están muy desaparecidas. Yo a veces a mis alumnos les pregunto por ejemplo cuando hablamos de teatro, ¿sabéis quien es Fernando Fernán Gómez? De unas 60 o 70 personas pues hay una que levanta la mano, o le hablo de cantantes que ya para ellos son la prehistoria o de películas que no han visto. Bueno a parte del tiempo, pasa la historia y yo quise reflexionar sobre la crisis de alguien que empieza habitar un tiempo que ya no es el suyo y que además, sufre las injusticias de la desigualdad y la degradación de la democracia. Todo eso que provoca indignación, provoca también meditación, búsqueda de luz y serenidad, sobre todo, el esfuerzo de no convertirme en un viejo cascarrabias, a eso le he dedicado mi último libro de poemas.

¿Puede compaginar dar clases y al mismo tiempo hacer poesía?

Soy profesor de literatura y en el origen de mi vocación está el deslumbramiento del lector. Yo soy un lector y si me dedico a escribir es porque me deslumbró lo que leí de otros poetas y si me dedico a dar clases es porque he conseguido tener la suerte de que me paguen por hacer aquello que me gusta hacer, que es hablar de los libros que leo. A mi me parece que es muy importante distinguir lo que significa tener un empleo y lo que significa tener una vocación. El empleo nos sirve para llegar a fin de mes, pero la vocación es el verdadero lujo, el dedicarte a aquello que te realiza de manera personal. Y soy profesor de literatura por la misma razón, por la que soy escritor.

Luis García Montero Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

¿Qué autores tiene como referencia?

Tengo a muchos poetas de referencia. Ser profesor de literatura significa que un año tengo que hablar de San Juan de la Cruz, en el curso siguiente tengo que hablar de Poeta en Nueva York y paso de lo clásico a la vanguardia. En mi vida han influido especialmente Antonio Machado, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Jaime Gil de Biedma, Ángel González fueron mis padres, mis abuelos o mis hermanos mayores, pero disfruto de muchos tipos de poesía y soy un lector de Garcilaso, Juan de la Cruz o de los poetas jóvenes. Es importante tener los ojos abiertos y aprender de las cosas que los jóvenes van a portando a la poesía.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante

2 COMENTARIOS