desdoblamiento

La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, ha anunciado que la Generalitat invertirá alrededor de 12 millones de euros en las obras de duplicación de calzada de la CV-865 Elx- Santa Pola en un recorrido de 10 kilómetros.

Esta información la ha facilitado la consellera en el transcurso de la visita que ha realizado para conocer in situ las obras de la primera fase de este proyecto, comprendidas entre el punto kilométrico 8,475 al punto kilométrico 9,835.

Salvador, acompañada por el director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo, ha declarado que la actuación se va a ejecutar “ininterrumpidamente” en fases y va a consistir en el desdoblamiento de la vía y el cierre de las actuales rotondas partidas para “mejorar las condiciones de circulación y los niveles de seguridad vial de un eje que soporta en la actualidad un tráfico elevado, con una intensidad media de 17.221 vehículos diarios”.

La CV-865, que pertenece a la red de carreteras de la Generalitat, es la vía que conecta Elx con Santa Pola y sirve de acceso a la pedanía de Valverde, al polígono industrial de Santa Pola y a diversas urbanizaciones y casas diseminadas por la zona.

Vía parque

En opinión de la consellera, lo que se pretende es ” mejorar la fluidez del tráfico y de las condiciones de seguridad vial de los vehículos, peatones y ciclistas que circulan por esta carretera” mediante la duplicación de calzada y la reordenación de las intersecciones y accesos existentes, dotándola de las características de “vía parque”, considerando los espacios reservados para el peatón y la circulación de bicicletas en todo el tramo.

De esta manera, el proyecto contempla el desdoblamiento de la calzada existente, que pasará a tener dos calzadas de dos carriles cada una, separadas por una mediana de 1,20 metros de ancho, en la que va dispuesta la instalación de alumbrado, la habilitación de un carril ciclopeatonal de 3 metros de ancho en una de sus márgenes y la disposición de paradas de transporte público.

Primera fase

Las obras de la primera fase del proyecto que ha visitado la consellera cuentan con un presupuesto de 1,5 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses.

Esta actuación se está realizando en un tramo de 1,35 kilómetros, entre el punto kilométrico 9,835 y la Vereda de Cendres, en el punto kilométrico 8,475, lo que supone “una mejora de la seguridad de los vehículos, peatones y ciclistas que circulan por este tramo”, ha destacado la consellera.

En concreto, la obra consiste en el desdoblamiento de la calzada existente pasando de una a dos calzadas de dos carriles cada una, con 3 metros de ancho cada carril y sus respectivos arcenes de 25 centímetros a cada lado, separadas por una mediana de 1,20 metros.

Además, se van a “reordenar los accesos”, suprimiendo la glorieta partida existente en en en punto kilométrico 9,450. También, se van a sustituir los carriles bici actuales por una acera de 2,5 metros de ancho en la margen derecha y un carril mixto ciclopeatonal de 3,5 metros en la margen izquierda donde el desarrollo urbanístico está más consolidado.

Otras fases

Por otro lado, Salvador ha añadido que la fase del proyecto correspondiente al tramo Valverde-Vereda de Cendres (CV-851) está redactado y cuenta con informe favorable de supervisión. En estos momentos, la Conselleria está preparando el expediente de licitación de la obra que está incluida en el presupuesto para 2018, con un importe aproximado es de 2.415.000 euros.

Respecto a la tercera fase de la actuación, tramo desde el punto kilométrico 5,5 hasta el punto kilométrico 7,1, se está finalizando la redacción del proyecto constructivo y la obra se ha incluido en el proyecto de presupuesto para 2019, con un importe de aproximadamente 2.220.000 euros.

El resto del tramo, hasta completar los 10 kilómetros de actuación, se acometerá también por fases y la inversión total de este proyecto se estima en 12 millones de euros.

Además, se han priorizado actuaciones puntuales de seguridad vial, por lo que se han han ido adelantando actuaciones de cierre de las glorietas partidas existentes, por un importe total de más de 1,3 millones de euros, cinco de las cuales están ya terminadas y una de ellas está en este momento en ejecución.

Las actuaciones que ya se han terminado han confirmado “una reducción sustancial del régimen de velocidades en esta vía, con la consiguiente mejora por tanto de la seguridad vial, impacto acústico y emisiones de tal manera que la mayor parte de los conductores no superan ahora la velocidad reglamentaria”, ha asegurado Salvador.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante