Octavillas reivindicativas de la Banda Sinfónica Municipal de Alicante esparcidas por el Teatro Principal

El Día de la Constitución se convirtió en un lugar idóneo para exigir mejoras en la música por la cantidad de personalidades que se dieron cita al evento

Josep Manel Sánchez
PublicidadJuega Limpio Orihuela

En el Día de la Constitución la Banda Sinfónica Municipal de Alicante interpretó los himnos de Alicante, la Comunidad Valenciana y España, en un acto solemne donde la única protesta parecía que venía de los miembros del PAH. Pero en el foso de orquesta del Teatro Principal, los músicos que estaban esperando su momento para tocar sus partituras, habían dejado esparcidas octavillas de protestas en todo el recinto. En aquellos panfletos se podían leer: “La Banda Sinfónica Municipal de Alicante lleva mucho tiempo movilizándose para conseguir recuperar los medios humanos y económicos que ha perdido durante estos años de crisis y que le impiden dar un servicio público de óptima calidad, como correspondería a una ciudad como la nuestra”. Así empieza el encabezado de la protesta de los músicos que con siete puntos describen los motivos de sus preocupaciones. “El Gobierno Municipal ha incumplido el compromiso de volver a las 54 plazas mas el director acordado al principio del mandato” es uno de los asuntos que trata la octavilla, ya que la evolución de estos profesionales desde sus inicios, hace unos ciento cinco años, eran de 45 miembros llegando hasta los 55 profesionales en 2008, todo ello propiciado por la calidad artística y sonora. Los otros seis puntos van desde la insuficiencia en el personal que se mantienen desde el 2011, con la incorporación de músicos temporales, las dos vacantes por jubilación y al igual que se mantiene sin convocar una plaza libre ofertada en 2016. Los falsos autónomos se contratan para sustituir las carencias del personal funcionario y la utilización de alumnos del Conservatorio para minimizar la imagen de precariedad en la que se encuentra esta banda centenaria son otras de las reclamaciones que piden los músicos. La banda en la actualidad tiene los mismo músicos que cuando empezaron en 1912, pero el problema está, que no hay un equilibrio en la plantilla, jubilándose dos componentes que tocan el mismo instrumento quedaría esas ocupaciones libres que tendrían que echar mano de la inestabilidad del gremio para sustituir a los trabajadores que dejaron sus vacantes. Aunque en 2014 el Ayuntamiento de Alicante les proporcionó unos 16.800 euros sólo sirvió como solución parcial para cubrir el año, porque hasta que no doten a la banda de una partida presupuestaria el problema proseguirá.

Banda Sinfónica Municipal de Alicante
Josep Manel Sánchez

No obstante, aunque el marco escogido para sus peticiones era el adecuado, tal vez han pasado desapercibidas, ya que los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca ataviados con sus camisetas verdes, llenaron una parte del Teatro Principal para hacerse escuchar.

Publicidad
Publicidad