francés

Los agentes de la UTE de la Policía Local de Elche consiguieron localizar a un hombre de 37 años de origen francés que se encontraba desorientado por la zona de La Galia.

Al parecer, la familia le estaba buscando ya que se encontraba desaparecido desde el 3 de Octubre y con una orden de búsqueda internacional. Los agentes de la UTE comprobaron que ell hombre, sin antecedentes, había perdido su documentación.

Al ser preguntado, el varón les indicó haber llegado conduciendo un vehículo, no pudiendo concretar si lo “había perdido” u olvidado su paradero. Atendiendo a las condiciones meteorológicas, se gestionó la posibilidad de que durmiera en el albergue de Cáritas y su traslado a Comisaría para presentar denuncia, si procediese, por la desaparición de su turismo y al no presentar documentación.

Al día siguiente, el oficial de la UTE actuante se interesó por la situación de esta persona, confirmando por los registros de servicios una actuación en la que fue trasladado al Hospital General, para posteriormente acudir a presentar denuncia por la perdida de su documentación personal. Al detectar esta anómala situación, la patrulla inició gestiones paralelas con el Centro de Coordinación Policial y Aduanera de La Junquera para la obtención de más datos. Esta gestión fue positiva y pudieron confirmar que constaba una búsqueda internacional Schengen en vigor desde el día 3 de octubre con un señalamiento de situación de personal especial.

Los agentes volvieron a entrevistarse con él y gestionaron mediante Cáritas ducha, ropa limpia y merienda, mientras se trasladaba al departamento SIRENE de Madrid su ubicación. Sin embargo, al ser mayor de edad y no desear volver a su domicilio no se derivaron más acciones en ese momento.

No obstante, insistiendo en lo peculiar del comportamiento de esta persona y su precaria situación en España, y pese a no poder apoyarse en el consulado francés en Alicante al estar cerrado, los agentes de la UTE iniciaron comunicación directa con la Gendarmería de Lunel (Francia). Pese a las trabas idiomáticas, la colaboración entre Cuerpos permitió localizar a los familiares, que tras conocer el paradero de, en este caso, su hermano, afirmaron que sus padres se desplazarían a España al día siguiente.

Gracias a la inestimable colaboración de Cáritas, el hombre desaparecido pudo pasar una nueva noche en el albergue y concertar una cita en sus instalaciones con la familia. Que le estaba buscando desde el pasado día 3 de Octubre y aclararon que su hijo sufre un trastorno metal que requiere medicación, mostrándose sorprendidos de haber llegado tan lejos (a casi 1.000km de su ciudad).

En el momento del emocionado encuentro, tras un primer momento de duda, gracias a la intervención de los componentes de la UTE con los que había establecido una estrecha relación de confianza, el varón ha tomado la decisión de volver con su familia a casa.