Localizados los jóvenes causantes de daños y actos vandálicos en la zona centro y el barrio de la Zapatillera de Elche

Los tres menores, con edades cercanas a los 18 años, volcaron varios contenedores y daños en su recorrido desde la zona centro hasta Altabix.

jóvenes
Juega Limpio Orihuela

El 10 de febrero sobre la 01:55 horas la Sala de Operaciones de Policía Local recibió varias llamadas directas y a través del 112 advirtiendo de la actitud de varios jóvenes que volcaban contenedores y arrancaban papeleras de la vía pública.

Las unidades disponibles de la Brigada Nocturna en la zona iniciaron la localización de los individuos, localizándolos en una calle cercana donde presenciaron la manipulación de un contenedor. Al percatarse de su presencia los jóvenes iniciaron la huida, siendo interceptados a escasos metros, debiendo reducir a uno ante su fuerte resistencia que llegó a lesionar levemente al agente interviniente.

Una de las llamadas indicaba la rotura del cristal de un escaparate en la calle Hospital de Elche, siendo este extremo comprobado por una patrulla y comunicada a su propietario. Tras las gestiones oportunas se confirmó la vinculación del detenido con su fractura a raíz de una discusión.

Todos los implicados fueron denunciados por los hechos ocurridos de acuerdo a la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, que contempla cuantiosas sanciones, sin perjuicio de las acciones penales derivadas.

Labor preventiva frente a la organización de eventos ilegales con menores

Por otra parte, ha trascendido que el pasado día 10 de febrero se pretendía realizar una fiesta en un establecimiento público, destinado a otra actividad distinta a acoger eventos de ocio.

La idea, promovida por menores y dirigida a ese mismo público, llegó a repartir entradas por algunos institutos de la ciudad. Se celebraría en el Polígono Industrial de Carrús en un horario de 22:00 a 03:00 horas aprovechando unas instalaciones familiares.

Tras conocer de esta iniciativa y el registro de una denuncia ciudadana, la Unidad de Establecimientos y Actividades inició las comprobaciones oportunas, confirmando con el negociado del Ayuntamiento que no existía autorización concreta.

Contactada la titular del establecimiento corroboró que su hija iba a efectuar una fiesta privada y que junto a otra amiga lo habían difundido en redes sociales. Al ser advertida de la venta de entradas, el aforo previsto y de la necesidad de autorización, la titular decidió actuar y paralizarla.

Pudiendo incurrir en infracción a la normativa de espectáculos públicos y actividades recreativas, la actuación policial conllevaría el cese y paralización de la actividad al existir riesgo para las personas. En este tipo de fiestas se carece del más mínimo control sobre el consumo de alcohol o tabaco por parte de los menores, además, no se cumplen las medidas básicas de seguridad.

En esta tarea preventiva la colaboración ciudadana es de gran importancia, al ser el trabajo contrarreloj un problema para evitar situaciones de riesgo con menores.