fbpx
18.5 C
Alicante

Una trabajadora social denuncia “el secuestro” de sus padres en una residencia de Sant Joan (Alicante)

Ha denunciado penalmente a la Consellería de Sanitat y a la Residencia de Pensionistas Ferroviarios, por mantener aislados a sus padres las 24 horas del día entre 4 paredes.

- Publicidad -
- Publicidad -DipAlc IVACE
- Publicidad -DipAlcMachista

Virginia Tovar es trabajadora social desde hace 30 años y ha denunciado 3 veces en varios juzgados de Alicante el “encierro” que sufren su madre y su padre, de 81 y 87 años y que viven en la Residencia de Pensionistas Ferroviarios de Sant Joan d’Alacant, como consecuencia de las medidas sanitarias contra el COVID19. 

El primer confinamiento (tras finalizar Estado de Alarma) fue el 31 de agosto

Según relata, tras detectarse un positivo COVID19 entre los trabajadores de la residencia el 31 de agosto, la dirección del centro decidió aislar a sus usuarios en las habitaciones las 24 horas del día. No obstante, el director del centro, Carlos Hermoso, explica que fue “para evitar la propagación del virus y siguieron las indicaciones marcadas por Salud Pública”.

Sin embargo, Tovar afirma que ese aislamiento total de 15 días produjo graves consecuencias en la salud de sus padres. Cuenta angustiada que tras el confinamiento de agosto en el centro, su madre se deprimió y no quería ni hablar por teléfono, ni tampoco bajar al jardín para verlos, cuando volvieron a permitirse las visitas. “Mi madre nos escribía por whatsapp diciendo que eso era horroroso, que no soportaba estar 24 horas encerrada. Pensaba que iba a perder la cabeza y que se iba a tirar por el balcón cualquier día”. Al final, detalla que en noviembre consiguieron que saliera de la cama y bajara al jardín y de nuevo, un mes después, llegó otro nuevo aislamiento.

Nuevo confinamiento el 14 de diciembre

Además, explica que desde el 14 de diciembre las personas mayores han vuelto a estar confinadas otros 15 días en sus habitaciones por otros positivos. El director del centro, Carlos Hermoso, ha asegurado que “hoy mismo han recibido el permiso de Sanitat para sacarlos de las habitaciones y que bajen al jardín, siempre cumpliendo con las medidas preventivas y que esta vez hay 3 residentes positivos”

“Mis padres están juntos en una habitación y al menos pueden hablar entre ellos, pero hay personas allí de 90 años solas que no saben ni usar un teléfono y están aisladas 24 horas. Muchas son grandes dependientes y tienen enfermedades como demencia senil o Alzheimer que se han visto agravadas con el aislamiento”, lamenta Tovar.

Jardines de la residencia

Además, asegura que esta residencia tiene unos jardines de unos 30.000 m2 lo suficientemente amplios como para que las personas mayores puedan salir en pequeños grupos, manteniendo la distancia de seguridad entre ellas, sin riesgo alguno.

Consellería y el centro explican que son medidas para evitar que los residentes se contagien

La trabajadora social lamenta que se tomen este tipo de decisiones extremas, siguiendo las directrices que marca la Consellería de Sanitat en cuanto a medidas preventivas en centros de mayores. la misma Consellería aclaran que ”en el caso de esta residencia se optó por un confinamiento total y general en agosto ya que no se pudo realizar la trazabilidad y el listado de contactos estrechos de la trabajadora que dio positivo. Afirman que se tomó esta medida de aislamiento para evitar la propagación del virus entre los residentes, que es la prioridad absoluta”. El director de la residencia coincide con Salud Pública en estas declaraciones.

Ha presentado un “habeas corpus” y una querella criminal por secuestro

Pero hace tan solo una semana, el 21 de diciembre, Tovar presentó un habeas corpus (una institución jurídica que obliga a que toda persona detenida sea presentada en un plazo preventivo determinado ante el juez de instrucción, quien podría ordenar la libertad inmediata del detenido si no encontrara motivo suficiente de arresto) en un juzgado de Alicante contra el área de Salud Pública.

Ella considera que “sus padres” están siendo retenidos en sus habitaciones contra su voluntad”. “Me entrevisto con el fiscal, me da un auto y al día siguiente me lo deniegan porque el centro alega que son protocolos Anticovid, marcados por Sanitat.” Así que el pasado 24 de diciembre, en el  juzgado nº7 de Alicante, interpone una querella criminal contra el director del centro. El caso lo lleva ahora una abogada penalista. En la denuncia, a la que ha tenido acceso el presente diario, expone y citamos textualmente que: “Sus padres están secuestrados en sus habitaciones durante más de 15 días, sin tener sintomatología alguna y habiendo dado negativo en la PCR inicial…Aislados, muriendo lentamente de pena”.

Carlos Hermoso, director de la Residencia de Pensionistas Ferroviarios de Sant Joan, se defiende de las acusaciones recalcando que “la prioridad es la salud y la vida de las personas mayores”. De hecho, explica que gracias a esas medidas estrictas y al cumplimiento exhaustivo de los protocolos sanitarios, solo han tenido 4 positivos en 10 meses y ningún fallecido por coronavirus.

“La residencia mantiene secuestrados a mis padres en las habitaciones y al resto de residentes con la aprobación de Salud Pública”.

Virginia Tovar, demandante

La misma Tovar ha subido un vídeo a sus redes sociales que se está haciendo viral y en el que afirma que “los juzgados y los responsables políticos le han dado de lado. Solo hay 2 alternativas para las personas mayores en centros, morir de coronavirus o morir de tristeza por aislamiento. Los estáis asesinando despacito, lentamente, y nadie va a ser responsable de esto”, denuncia en el vídeo. Sin tapujos ha afirmado que “van a seguir con estos protocolos genocidas, se está permitiendo una masacre. Están muriendo lentamente y sin hacer ruido, que las personas mayores se mueran de tristeza no es importante” .

Aparte, afirma que están vulnerando un derecho constitucional como es la libertad de movimiento. “Quiero romper una lanza en favor de mis padres y de las otras 300 personas que hay allí. En Nochebuena mis padres cenaron entre 4 paredes. El daño que se le está haciendo es irreversible”

“En la residencia donde están mis padres se están aplicando protocolos genocidas y criminales. Es el segundo secuestro”

Virginia Tovar, demandante

“Los trabajadores son los que traen el virus al centro,  ya que los residentes no salen. Lo correcto es aislar el brote y que no podamos entrar desde fuera, pero es un asesinato tenerlos en las habitaciones confinados”, expone.

Incluso la demandante insiste en que hasta Amnistía Internacional ha denunciado todas las aberraciones que se están cometiendo en las residencias de mayores, en un comunicado donde aseguran que han vulnerado derechos humanos. De hecho, hay una petición que han lanzado para conseguir firmas y ejercer presión.

“Han dejado a las personas mayores en plenas Navidades sin ningún tipo de contacto con sus familiares, cenando solos entre 4 paredes”

Virginia Tovar

“Esto es peor que un centro de concentración, algunas familias se los han llevado, pero los míos, que llevan 15 años allí,es que no quieren ni que los saque para no sentirse una carga y no perder la plaza”, lamenta.

Tovar finalmente nos plantea una cuestión, “Todos nosotros estuvimos confinados en marzo, no podíamos salir ni a caminar, a mí me dolían hasta las piernas y sufría ansiedad. Y no tengo 80 años. Imaginad lo que sufren las personas mayores encerradas solas 24 horas entre 4 paredes.

- Advertisement -
- Publicidad -Teulada
- Publicidad -DipApoyamos
- Publicidad -Apunt
CatalanSpanish