Condenado a casi dos años de cárcel por agarrar a una niña en Luceros ante su madre

Además, ha sido condenado a un año y medio de prisión y una multa de 10.000 euros por un delito de tráfico de drogas.

Europa Press
Juega Limpio Orihuela

La Sección Tercera de la Audiencia de Alicante ha condenado a un año y nueve meses de prisión por coacciones a un hombre que se aproximó a una madre y a su hija en la plaza de Luceros, en el centro de Alicante, y diciéndole a la niña “ven guapa que te voy a comprar una cosita” tiró de la capucha de la menor. Ese intento motivó un forcejeo entre el hombre y la madre que fue observado por varios transeúntes que llamaron a la Policía.

Por otra parte, el hombre ha sido condenado a un año y medio de prisión y una multa de 10.000 euros por un delito de tráfico de drogas, por el kilo de marihuana localizada durante el registro de la caravana en la que residía en El Palamó.

En la sentencia, la sala entiende que, a diferencia de lo que solicitaba la Fiscalía, los hechos no son constitutivos de una detención ilegal ya que para que se dé este supuesto debe existir privación de libertad ambulatoria. “No concurre la detención ilegal en la mera inmovilización momentánea de una persona”, concreta la sala que sí observa el delito de coacciones que planteaba la Fiscalía a la detención ilegal.

La sala, que le prohíbe acercarse a la menor a 500 metros durante cinco años, tiene en cuenta, al momento de imponer la pena, el agravante de disfraz ya que el acusado ocultaba su rostro con una bufanda, gafas y una gorra.

Asimismo, sobre el delito de tráfico de drogas, la sala señala que se le localizó un kilo de cannabis con una pureza del 8,2%, lo que hubiera tenido en el mercado negro un valor de más de 5.000 euros. Más de un kilo de marihuana que considera que es una cantidad de droga “notablemente” superior al “acopio” de un consumidor medio durante cinco días.

El tribunal resalta que no existe “dato alguno” que acredite “drogadicción” en el hombre, por lo que “se desprende necesariamente” un “indicio claro” de que estaba “preordenada al tráfico”.

Finalmente, sobre el revólver detonador que tenía en la caravana y por lo que Fiscalía solicitaba casi cuatro años de prisión por tenencia de armas prohibidas, la sala le absuelve porque en esa fecha esta arma “no estaba prohibida”.