El TSJCV para la retirada de la cruz franquista de Callosa de Segura, ya desmontada

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha ordenado hoy al Ayuntamiento de Callosa de Segura (Alicante) que paralice la retirada de la cruz franquista del municipio, pese a que ésta ya ha sido desmontada ayer por la mañana.

246

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha ordenado hoy al Ayuntamiento de Callosa de Segura (Alicante) que paralice la retirada de la cruz franquista del municipio, pese a que ésta ya ha sido desmontada ayer por la mañana.

El auto ha sido notificado a las partes interesadas después de que la pasada madrugada, poco antes de las seis y media, se haya retirado la cruz con un fuerte dispositivo de seguridad, que se ha saldado con dos detenciones por resistencia a abandonar el lugar y también por lanzar petardos a los agentes.

Ahora, los operarios trabajaban para desmontar la peana o base del monumento donde están inscritos los nombres de los callosinos que murieron durante la Guerra Civil española y que estaban en el lado franquista -de mármol blanco igual que la cruz-, para completar la retirada del monumento.

Sin embargo, el gobierno local tripartito (PSPV-PSOE, Izquierda Unida y Somos Callosa) se ha visto obligado a paralizar los trabajos tras la resolución del TSJCV. La sección primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCV ha accedido a la petición que le había formulado la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Cruz frente “a la actuación administrativa por vía de hechos” del Consistorio de Callosa de Segura.

“Atendido a lo alegado por la parte apelante y la actuación del ayuntamiento, procede adoptar la medida cautelarísima” solicitada, recoge el auto, que está fechado el 29 de enero. “La sala acuerda ordenar al ayuntamiento de Callosa de Segura que cese inmediatamente” en la “ejecución de los trabajos de destrucción/retirada de la cruz y pedestal y/o su traslado a cualquier lugar”, añade.

El equipo de gobierno municipal ha convocado para el martes, a las 11.30 horas una rueda de prensa para valorar la resolución judicial, que es firme y no admite recurso. El gobierno local acordó en 2016 la retirada de este monumento para cumplir con la Ley de Memoria Histórica que prohíbe símbolos franquistas en lugares públicos.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante