María José Villa: “Uno tiene que saber de donde viene para saber a dónde va”

El principal reto de la alcaldesa de Aspe es que su municipio tenga un plan de movilidad como estrategia de desarrollo urbano

María José Villa Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

María José Villa Garis es la alcaldesa de Aspe desde el año 2017. Militante del PSOE desde hace más de 30 años, antes de ser alcaldesa ha sido concejala de Mercado, Participación Ciudadana, Información, Comercio y Consumo entre los años 1999 y 2003. Tiene estudios de delineación y estuvo trabajando alrededor de 1989 en el área de Urbanismo y Patrimonio del ayuntamiento que dirige en la actualidad. De esa etapa de delineante también se centró en el programa de rehabilitación urbana consiguiendo fondos de la Generalitat para restaurar el casco histórico de su ciudad. Otra de las tareas que ha realizado para el ayuntamiento, al que conoce muy bien, ha sido el de elaborar un inventario municipal para saber las pertenecías que tenía el consistorio. Para esta alcaldesa todoterreno, madre de dos hijas universitarias, su ilusión es el de construir un municipio donde los jóvenes piensen quedarse formando familias y vincularse con sus raíces.

 

¿Cuál es su valoración desde que cogió recientemente la gestión del ayuntamiento de Aspe?

Uno tiene que saber de donde viene para saber a dónde va. En estos últimos siete años mi responsabilidad ha sido la de gestionar el área de Urbanismo y de Patrimonio, y ahora como alcaldesa, estoy muy satisfecha porque estamos continuando una línea que se ha sembrado durante muchísimo tiempo, incluso con una legislatura del Partido Popular en el que se paralizaron muchas cosas importantes y que supuso un retroceso en la historia de este municipio, es una valoración personal. Creo que en este momento Aspe es un pueblo en el que ha apostado muy fuerte por sueños que estamos a punto de cumplir. Sueños como por ejemplo el Nuevo Centro de Salud, que está a punto de iniciarse las obras, donde Vinalopó Salud y la Generalitat Valenciana van a firmar el acta de replanteo a finales de agosto, para iniciar la ejecución de la obra en el mes de septiembre y cuyo objetivo de verla realidad venía desde el año 2007. Otro de los sueños que perseguimos, aunque todavía no se ha materializado pero si que tenemos las herramientas, es la sustitución de un colegio público que tenemos en Aspe, que es el Doctor Calatayud. Es un colegio de la Segunda República del año 1931, y que tiene que ser sustituido, porque siendo un edificio escolar tiene muchas deficiencias en cuanto a estándares y necesidades del propio colectivo. Por suerte, es un edificio emblemático para Aspe que puede ser recuperado y puesto en uso para otros menesteres. Los colegios públicos están a las afueras del municipio, a pesar de que tiene que ser un servicio muy cercano, aspiramos a que nuestro pueblo sea sostenible y lo que queremos es que tanto los niños como los padres puedan ir andando a los centros escolares. Que estén los colegios a las afueras del municipio es un inconveniente que intento solucionar. Mi valoración es positiva de todo el trabajo realizado y que me va a dar la oportunidad, como alcaldesa, de tomar determinadas decisiones para concluir determinados proyectos que yo considero que no tienen mas espera en el municipio, hay muchas cosas que están en marcha que sin ser urgentes, son importantes.

 

La obra del Centro de Salud que acaba de mencionar, ¿por qué se ha demorado tanto y cuál ha sido el motivo de toda este aplazamiento?

Cuando el ayuntamiento de Aspe se planteó que necesitaba un nuevo Centro de Salud que sustituyese a este edificio que tiene casi 30 años y que fue inaugurado por Joan Lerma, todos los partidos estaban unidos en esa decisión y fueron a la conselleria de Sanidad a pedir en aquel momento un Centro de Salud para Aspe. Hubo un cambio en el gobierno municipal y un cambio en la política sanitaria en la Comunidad Valenciana, que lo que hacia era derivar a empresas la gestión de la sanidad pública. Este pueblo, por desgracia, fue incorporado dentro de un territorio cuya gestión de la sanidad fue directamente a una empresa, Vinalopó Salud, prestando el servicio sanitario y una de sus obligaciones era la construcción del Centro de Salud. Lo que tenia que hacer Aspe era poner a disposición de la Generalitat Valenciana unos terrenos con condición de solar. Cuando en el 2012 yo ocupo la concejalía de Urbanismo y la alcaldía Manuel Díez Díez, nos ponemos a trabajar en ello y empezamos a ver cuales son los inconvenientes para no haber cumplido con esa obligación municipal en su deseo de tener un nuevo edificio. El problema principal es que había sido paralizado con una excusa, y ésta era que la empresa que se encarga de la luz eléctrica decía, que no había suficiente potencia para suministrar ese nuevo edificio y que por lo tanto, no podrían firmar ese certificado necesario de suficiencia de potencia. El alcalde en aquel momento se fue a Iberdrola poniéndose en contacto con el director y resolviendo el asunto con la firma de un convenio marco aprovechando unas necesidades de unas unidades de ejecución de sectores urbanísticos que también necesitaban potencia. A la firma de ese convenio, Iberdrola desbloqueó el problema de potencia con el Centro de Salud y comenzamos a trabajar. Lo que ocurrió después es que hubo una sentencia sin sentido en el que el sector donde tenía que construirse el Centro de Salud dejaba de ser suelo urbanizable y pasaba a ser suelo rural. Eso fue un golpe tremendo para las aspiraciones del municipio de Aspe, por que evidentemente nosotros no podíamos ofrecer otro suelo que no fuera ese, porque era el único que estaba catalogado en nuestro plan general como suelo apto sanitario. No había otros suelos con esas características en el municipio, si habían otros espacios destinados a equipamientos pero hubiese supuesto el comienzo de una modificación del plan general. Al ser un plan antiguo de mas de treinta años tuvimos que hacer un plan general nuevo, en ese momento no se daban las condiciones como se daban hoy, para hablar de un plan general completo. Fuimos a la casación solos, la Generalitat Valenciana no se presentó a pesar de que la sentencia iba contra un acuerdo que la Generalitat tomó en su momento, ganamos y se resolvió ese problema pasando al segundo punto, y ese punto era que el suelo donde se iba a instalar el Centro de Salud formaba parte de un sector cuyo urbanizador era la Generalitat Valenciana a través del antiguo IPSA. Nuestra intención y nuestra voluntad era adelantarle esa obra a ese urbanizador que todavía estaba en proceso de reparcelación, y para eso teníamos la obligación por cuestiones de sentido común, que debían de ser pagadas por los vecinos, tendríamos que establecer exactamente del coste de esa obra cual iba a ser aprovechable para ese sector en un futuro. Ese convenio se estuvo trabajando con el antiguo IPSA durante mucho tiempo, se depuró para lo que podía considerarse como un canon que el ayuntamiento podría pasarle a los vecinos, pero a pesar de que el texto estaba pactado y bendecido por todos los juristas de ambas administraciones se metió en un cajón que no volvió abrirse hasta que Ximo Puig llegó a la Generalitat. Una vez que el nuevo gobierno nacido del pacto del Botánic entró en el Gobierno de la Generalitat, una de las primeras acciones que hicieron fue sacar ese convenio, aprobarlo y firmarlo. A continuación tuvimos que hacer la obra de urbanización, se tuvo que licitar el proyecto y una vez que las obras estaban hechas, primero tuvimos que conseguir el suelo de los vecinos. La familia Alberola Carrión tuvo predisposición para ceder los terrenos al ayuntamiento a cambio de un aprovechamiento urbanístico. Teniendo la disponibilidad del terreno y conseguido la disponibilidad del solar de esta obra lo que hicimos fue ir a la Generalitat para decirles que ya teníamos el terreno. Mientras tanto, ellos ya habían estado trabajando con el plan funcional y cuando le cedimos ese terreno vieron que era viable y los procedimientos se alargaron en el tiempo, desde el 2014 y felizmente la consellería aceptó esos terrenos el pasado mes de junio y salió publicado en el boletín, eso fue en el mes de abril de este año, y la consellería ya ha firmado el documento por el cual una vez aceptados esos terrenos los pone a disposición de Vinalopó Salud en el que también pactaron la cantidad que ellos tienen que gastar. Una vez que se ha resuelto todo esto, que empezamos en el año 2014 y ya estamos en el 2018, nos ha costado cuatro años de gestión con todas estas vicisitudes y cuya firma se dará a finales de agosto o principios de septiembre para iniciar las obras.

 

El colegio de la Segunda Republica, ¿para qué se usaría?  

Ese colegio está en uso y el Ayuntamiento de Aspe, como otros municipios, se han adherido al plan Edificant, y la consellería ya nos ha dado las competencias para la gestión de la construcción del nuevo edificio. Ese nuevo edificio tiene una valoración de mas de cuatro millones de euros. La ubicación del colegio Doctor Calatayud está en el casco histórico y el colegio nuevo para prestar este servicio va a ser ubicado en una zona de ensanche del municipio, precisamente es la zona donde más densidad de población hay. Una zona nueva donde parejas jóvenes han decidido irse a vivir y que como todo en el proceso en esta vida están en un momento de crear familia. Es una buena noticia que viene además de la mano de otras aspiraciones que es terminar con la precariedad del comedor del colegio del Castillo que está ubicado en un barracón, este ayuntamiento ha decidido quitarlo para construir un edificio a través del plan Edificant, que ya tenemos la memoria preparada y que en breve, irá a un pleno extraordinario antes del 1 de septiembre, si no hay nada que lo impida. También hemos solicitado las competencias para construir otro comedor y un gimnasio en el colegio de la Serranica, que por otra parte, está dando el servicio de comedor en un local que el ayuntamiento tuvo que alquilar, puesto que no había manera de encajar ese espacio para ese servicio.

María José Villa Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

Usted comentó en noviembre de 2017 que para el 2019 estaría finalizada la obra de la Biblioteca del Barrio de la Nía Coca, ¿todavía cree que estará para ese año?

Esto es otro de nuestros quebraderos de cabeza, la Biblioteca del Barrio de la Nia tiene que estar terminada en el 2019, porque es el plazo que tiene el plan Camps, después de dos prorrogas. El ayuntamiento ya tiene el visto bueno de consellería y adjudicado el proyecto que lo que hace es actualizar ese proyecto inicial por el que se iniciaron las obras que debido al tiempo que ha transcurrido, se ha quedado desfasado con la entrada en vigor de nuevas leyes, sobre todo, en cuanto a eficiencia energética. Esperamos recibir ese proyecto a finales del mes de agosto y lo que haremos será trasladarlo a la consellería para que licite las obras, nosotros vamos a poner toda la carne en el asador para que las obras puedan iniciarse en el 2019. Teniendo en cuenta que tiene un plazo de ejecución de un año, pues esperemos que si no están finalizadas para esa fecha, estén prácticamente finalizadas, ese es nuestro objetivo y ese es el objetivo por el que estoy trabajando. Las elecciones del año que viene no tienen porque afectar, ya que, vamos a recibir el proyecto ¡ya!, y será la herramienta con la que consellería licitará las obras y no tienen porqué no adjudicarse en el primer trimestre del 2019, por lo tanto, una vez iniciado el proceso electoral no tiene porqué afectar.

 

¿En qué se va a emplear la dotación de los presupuestos participativos de este año?

Eso lo tiene que decir la ciudadanía, por lo tanto, no lo sé. En este año 2018 no hay una cantidad de dinero para presupuestos participativos, lo que sí que se hizo fue una consulta a la ciudadanía a través de asambleas. Lo que si ha hecho este equipo de gobierno en este año ha sido incorporar las necesidades que la ciudadanía tenia, de estos encuentros que ha puesto encima de la mesa, y las concejalías han asumido esas propuestas. Estamos inmersos en un proceso para el presupuesto del 2019, que se van a destinar 70.000 euros, y la ciudadanía a tenido la ocasión de hacer propuestas a través de la concejalía de Participación Ciudadana que se han recogido para ver cuales podrían ser factibles de poder acometer o no, porque a veces los ciudadanos no son conscientes del coste de las cosas. Por ejemplo, que se arregle el acceso a la carretera al pueblo a través de la carretera de Monforte, claro eso no vale 70.000 euros ni 700.000 siquiera, pero eso no significa que no se vaya hacer, esa propuesta ahí queda, se valora y se mete dentro de la gestión. Las cosas dentro de esos 70.000 euros es lo que hay que priorizar, y en ese proceso estamos inmersos. Pronto empezaran las asambleas, los ciudadanos tendrán la oportunidad de conocer cuales son todas las propuestas ciudadanas y enfocaremos la manera de priorizar y aparecerán con nombre y apellidos en el presupuesto. Estas asambleas están prevista que se celebren a finales de agosto en colaboración con la concejalía de Participación.

 

¿Aspe cumple finalmente los requisitos para recibir la ayuda EDUSI?

Aspe ha sido un pueblo muy valiente, en estas convocatorias solamente pueden optar los pueblos de más de 20.000 habitantes, nosotros tenemos 20.500 aproximadamente, es la segunda vez que nos presentamos. En esta ocasión te puedo decir, que nos presentamos para ganar, hicimos un proyecto muy bueno que ha obtenido una muy buena valoración, pero también han sido muchos más los pueblos que han optado y los recursos eran menos que las primeras convocatorias, eso ha hecho que nos quedásemos los octavos y solamente ha habido dinero para los cinco primeros, nos hemos quedado a escasos tres puntos del último, que ha conseguido los fondos. Pero esto lejos de desencantarnos o desilusionarnos, lo que hace es valorar muy positivamente esta experiencia, que Aspe tenga una estrategia de desarrollo urbano sostenible nos abre las puertas para muchísimas posibilidades de conseguir subvenciones europeas, porque Europa hoy lo que hace es destinar dinero para conseguir objetivos, que ya vienen desde una planificación, y desde luego la participación ciudadana tiene un papel fundamental. La estrategia de ciudad que Aspe tiene ha sido aprobada por unanimidad por todos los grupos políticos. Se ha realizado un diagnóstico ciudadano y técnico a través del personal de la administración local, ha requerido un esfuerzo sobre humano. Un equipo dirigido por Estefanía Martínez, directora del área de Urbanismo, aquí se habla de objetivos a cumplir, de calendarios, de presupuestos… Están basados en dar solución a unos problemas que la ciudadanía nos ha expuesto y que se ha priorizado en cómo resolverlos. La guía que se hizo está planificada hasta el 2023. Hemos descubierto que los ciudadanos tienen un problema con la limpieza, ellos no están conformes con la limpieza de los espacios públicos, es un tema a resolver, eso nos ha ayudado a que dentro de los fondos financieramente sostenibles que el ayuntamiento ha ido incorporando en su presupuesto, hayamos ido comprando maquinaria para ponerla a disposición de los empleados públicos para mejorar la eficiencia y la eficacia. Que están preocupados por el patrimonio cultural, por el patrimonio de lo nuestro, esto nos ha ayudado a tomar la decisión de hacer un nuevo catálogo de bienes a proteger en el que estamos trabajando y que además nos ha ayudado a tomar la decisión de rehabilitar el Castillo del Aljau, poner esas ruinas en valor para convertirlo en un museo arqueológico al aire libre que está en los aledaños de nuestro río Tarafa y muy cerca del museo. Otra subvención que nos va ayudar a rehabilitar es el acueducto de los cinco ojos, este acueducto está dentro de nuestro paraje natural municipal Los Algezares y que en este momento, es imagen de la ciudad. El no haber conseguido los fondos a los que optamos no significa que no haya servido de nada el trabajo realizado, ya que, es un esfuerzo que se hizo en un tiempo record por parte del departamento de Urbanismo apoyado con algunos profesionales externos y con muy poco dinero. A la vista de los resultados en cuanto a la valoración, puedo decir con la boca llena, de que es un trabajo muy bueno, muy serio y que nos puede servir y que nos va a servir, como guía para la gestión municipal, no solamente para este equipo de gobierno, si no para los equipos de gobiernos venideros.

María José Villa Diario de Alicante

Josep Manel Sánchez

¿Cómo surgió la campaña contra el acoso y abuso del alcohol en las Fiestas y esta medida, era sólo para concienciar o también tenía carácter sancionador? Además de esta campaña, ¿qué otras novedades ha habido en las fiestas de moros y cristianos de este año?

El tema del alcohol, del botellón se está convirtiendo en un verdadero problema, nuestra preocupación tiene que ver mucho con la salud de nuestros jóvenes. Lo que nos ha preocupado desde hace mucho tiempo era como concienciar o como conseguir que sean conscientes ellos y sus familias de cómo les puede afectar. Ya el ayuntamiento hizo una ordenanza de consumo de bebidas alcohólicas en la vía publica, en el que se estableció la posibilidad de que aquellos menores que fueran sancionados por beber en la vía pública pudieran conmutar esa multa económica con una formación y estamos trabajando en ello, formó parte principalmente de la campaña además de hacer una labor de comunicación en la calle a través de nuestro principal elemento de convivencia, que fueron las fiestas patronales y que la concejalía de Sanidad con muy buen criterio utilizó para darle mayor relevancia. Lo más importante es que hemos conseguido sentarnos todos en la mesa, profesionales del gabinete psicopedagógico, profesionales del bienestar social, profesionales de la unidad de prevención de conductas adictivas, que por otra parte, tenemos un profesional en Aspe subvencionado por la Generalitat Valenciana, en esa misma mesa estaba también el jefe de la policía local, la teniente de la Guardia Civil, y por supuesto, la alcaldía junto con la concejalía de Sanidad buscando la manera de establecer un protocolo de actuación para cuando se detectase a un menor bebiendo en la calle. La cuestión era cómo establecer ese protocolo para que la familia se viera arropada por la administración y pudiéramos ofrecerles todas las herramientas que están a nuestro alcance. La campaña formaba parte de un proceso que evidentemente después tiene que completarse con este tipo de acciones, determinando que actividades hay que ofrecerle a estas personas que están en edad de divertirse y buscarles como cubrir su tiempo de ocio de manera sana. Eso forma parte de una estrategia transversal que también hemos detectado a través de la estrategia de desarrollo urbano sostenible, hemos escuchado a nuestros ciudadanos y tienen la misma preocupación que nosotros, de ahí que la concejalía de Juventud haya potenciado junto con la concejalía de Cultura actividades en la vía pública en los espacios públicos, actividades más abiertas donde no existan esas normas que encorsetan el funcionamiento de una casa de juventud, que por otra parte, esta haciendo una labor estupenda, pero que tiene que ser complementada con otro tipo de acciones. Los elementos sancionadores existen ya, pero evidentemente la sanciones solas no funcionan. Nuestra voluntad es llegar a ofrecer a quien lo necesite todas las herramientas que tengamos en la mano, como preventivo a un posible problema o para solucionar un problema que ya existe. Nuestra intención era aprovechar las fiestas para concienciar que uno puede divertirse, para que si uno se pasa se lo pierde, y desde luego unido a una campaña que me parece necesaria que es la del “no es no” y la del poder ofrecer ayuda a personas, especialmente mujeres, que puedan sentirse acosadas o aquellas personas que están viendo una acoso y puedan encontrar la herramienta para poder denunciar, al final ha sido una campaña en la calle y un acercamiento de estas políticas. Este año los Moros y Cristianos han celebrado su cuarenta aniversario y la verdad es que ellos se han puesto a disposición de la concejalía de Sanidad y de Igualdad para colaborar activamente en esta campaña, y todas las novedades de los Moros y Cristianos han tenido que ver con la celebración de este cuarenta aniversario.

En cuanto a empresas y turismo motor de la economía en un municipio, ¿en qué situación se encuentra Aspe?

Aspe desde hace muchos años supo que para ser un pueblo con futuro había que diversificar la economía, había que apostar por la agricultura, claramente como lo estamos haciendo ahora, apoyando a las comunidades de regantes en todo lo que necesiten para conseguir de manera estable ese bien tan necesario como es el agua. También se apostó por los polígonos industriales, aprovechar los recursos que la sociedad estatal de la SEPES como generadora de suelo industrial barato. Tenemos en Aspe una red importante de industriales que están siendo apoyados, estos polígonos a través del IVACE acaba de conseguir subvenciones importantísimas, vienen a mejorar esos polígonos industriales en cuanto a pavimento, iluminación, zonas ajardinadas, con la idea de que sea un polígono industrial atractivo, un suelo industrial que atraiga a mas inversiones de fuera y que animen a las de dentro a instalarse en esos polígonos industriales. Por otra parte, el turismo es otro de los elementos que intentamos dinamizar. El Turismo de Aspe esta en una ubicación inmejorable porque prácticamente estamos a veinte minutos de todas las playas de los focos turísticos, y lo que nosotros ofrecemos es un pueblo acogedor, un pueblo donde tenemos patrimonio que a lo largo de este tiempo como el Castillo del Aljau o el acueducto de los cinco ojos estamos poniendo en valor. No hace mucho, acabamos la restauración de la fuente de la Peña, ahora estamos acabando la restauración de la Posada y hemos comprado la ermita de la Concepción para su restauración. Aspe está muy cerca de Alicante, de Elche, de Santa Pola, de pueblos turísticos por excepción que nosotros podemos complementar perfectamente con todo lo que ofrecemos. Además tenemos el cauce de río Tarafa que esta totalmente restaurado con fondos FEDER que es un espacio  precioso para el disfrute en familia, en contacto con la naturaleza. Tenemos el paraje natural municipal de Los Algezares que es un espacio precioso con unos valores ambientales que no todo el mundo puede presumir de  tener.

Empresarios de Aspe que han apostado por su pueblo y que han sido capaces de generar unos encuentros, que ya están establecidos y que están esperados por su clientela, clientela principalmente que viene de fuera y que son considerados por los expertos como los mejores encuentros gastronómicos de la Comunidad Valenciana y que ya nos está dando nombre fuera de nuestra comunidad. Todo esto hay que seguir potenciándolo, tenemos mucho sembrado y puede ser el complemento el hecho de que haya una asociación de caminos de Santiago que con el apoyo municipal están intentando que Aspe forme parte del itinerario hacia Santiago, aprovechando el corredor natural del Tarafa y todas las acciones que se han hecho en torno al casco histórico. El Patronato Costa Blanca esta trabajando codo con codo con  la  concejalía de Turismo y ésta, aprovecha cualquier herramienta que el patronato le pone a su disposición.

 

¿Con la llegada de Pedro Sánchez ha notado algún cambio?

Todavía es pronto, pero si es verdad que estoy bastante satisfecha con todas estas medidas sociales que está poniendo en marcha y que habían sido paralizadas o penalizadas por el Partido Popular, porque no decirlo. El hecho de que por fin, el cine tenga un IVA no abusivo que impedía la difusión de este elemento cultural, pues es uno de los elementos que en poco tiempo se ha podido conseguir y que tanto tiempo se ha tardado en ello. Nosotros realmente notamos el cambio en la Generalitat Valenciana con la llegada de Ximo Puig que fue una bocanada de aire fresco que nos dio la oportunidad de conseguir los sueños que teníamos paralizados. Fortalecer nuestras políticas municipales a nivel del Bienestar Social y del Fomento de Empleo esto ha significado mucho para este municipio y para los municipios de la Comunidad Valenciana para este principalmente. El hecho de poder contratar a personas menor de 30 años y darle una primera oportunidad, tener los talleres del T’AVALEM para personas que habían dejado de lado ya su vida laboral y sus estudios. Conseguir que estén formándose y al mismo tiempo que tuvieran ingresos suficientes para poder subsistir, mientras tanto, se les está dando una nueva oportunidad, una segunda oportunidad que yo estoy convencida que los primeros del taller del T’AVALEM, como el que se está realizando en la actualidad, van a valorar mucho para nosotros los contratos que vamos a suscribir a través del EMPUJU y del ENCUJU, para estas primeras personas menores de treinta años también es un buen motivo de satisfacción. Las políticas de igualdad y las de unidades de prevención de conductas adictivas que aprobó Zapatero, ley de dependencia que se puede aplicar en Aspe puede acelerar todos los procesos. Hemos conseguido muchas subvenciones y hemos apostado fuerte el hecho el tener un departamento de Bienestar Social muy reforzado en cuanto a personal, subvencionado íntegramente por la Generalitat Valenciana, pues la verdad, es que nos ha dado un soplo de aire fresco ante una situación trance que estábamos sufriendo de la negativa por la negativa y que sólo nos quedará la Diputación como administración apoyante. Tengo que decir, que Aspe en este tiempo, ha conseguido muchos objetivos. La educación permanente de adultos donde se ha conseguido que se tuviese el segundo ciclo, para aquellas personas que decidieran acercarse a conseguir su graduado escolar, su certificado de estudios que no pudieron conseguir en un momento determinado, cada uno, por las circunstancias personales que le rodearan. Agradecer a la consellería, ya que, sin Ximo Puig no estaríamos hablando del Centro de Salud, no estaríamos hablando de centros educativos, no estaríamos hablando de la rehabilitación del Castillo del Aljau, y no estaríamos hablando de programas de empleo, no estaríamos hablando de Bienestar Social ni de dependencia, estaríamos hablando de otra cosa. Con la llegada de Pedro Sánchez esperamos que piense en los municipios como la administración local mas cercana al ciudadano y que nos quite todos los corsés que desde el ministerio de hacienda del Partido Popular nos puso y que nos está complicando mucho la posibilidad de poder trabajar directamente con los ciudadanos y sus necesidades. Eso es lo que esperamos de Pedro Sánchez con respecto a la administración local.

 

¿Cómo le gustaría terminar esta legislatura y con qué proyecto?

Yo no tengo ningún proyecto preferido, pero esta legislatura va a terminar con muchos proyectos que se pueden hacer realidad. Una de mis aspiraciones es conseguir que Aspe tenga un plan de movilidad como estrategia de desarrollo urbano. Empezar a pensar de manera global en el municipio como un municipio accesible, un municipio amable, donde prime las personas por encima de los vehículos, donde podamos tener carriles de bicis, donde podamos tener un transporte público, donde nuestras calles y plazas formen parte de itinerarios accesibles o practicables en la medida que fuera y que se puedan ir planificando. Con este tipo de acciones, me gustaría saber después de este diagnóstico, si la ciudadanía quiere o no quiere que su casco histórico este tomado por lo vehículos, o si se prioriza o no al peatón. Cómo comunicarnos mejor con los pueblos vecinos, estamos hablando que entre Aspe y Elche tenemos un flujo de vehículos de mas de 18.000 al día, eso significa que tenemos muchas cosas en común y que los ciudadanos de un municipio y otro se interrelacionan de manera importante. A mi me gustaría terminar la legislatura con este proyecto, lo que significa que sería un punto y seguido, porque los proyectos empiezan y se acaban pero hay que empezar a mirar la ciudad de manera global solucionando los problemas globales de los ciudadanos, porque puntales ya se van haciendo día a día con la gestión de los diferentes equipos de gobierno, sus necesidades y los equipos lo que hacen es cumplimentar lo que se demanda por parte de la ciudadanía. En el cajón tengo muchísimos proyectos ya redactados, está la rehabilitación de la calle Virgen de las Nieves, esta la rehabilitación de la calle Ramón y Cajal, estoy preparando el proyecto de accesibilidad de la Avenida de Elche tenemos en este momento en marcha proyectos de asfaltado, de arreglos de caminos rurales que es uno de nuestros graves problemas, que ha venido por la instalación de riego por goteo y que ha dejado a nuestros caminos intransitables. Poco a poco vamos solucionando pero al final hay que apostar por los proyectos importantes. La carretera de Monforte es un proyecto que mejora el acceso por la ciudad y me encantaría si no verlo terminado, al menos, si verlo iniciado. Tengo el proyecto de la rotonda que necesitamos frente al cuartel de la Guardia Civil. Al final, no es poner punto y final, es poner un punto y seguido, pensar que la ciudad no acaba cuando yo termine si no que continua y que tenemos que dejar las cosas lo más fáciles posibles para el que tenga que asumir la responsabilidad en el gobierno siguiente.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante