La campaña “Silencio Incómodo” que promueve el Ayuntamiento de Elche pretende captar viviendas en alquiler para familias sin recursos

La Oficina Municipal de la Vivienda a través de su bolsa solidaria está gestionando un servicio con garantías de forma gratuita para aquellos propietarios que pongan su casa en arrendamiento

viviendas Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

Con la presentación en el día de ayer de la campaña “Silencio Incómodo”, la concejala de Bienestar Social, Teresa Macià, junto con la de Comunicación, Esther Díez y el técnico de la Oficina Municipal de la Vivienda, Paco Sáez pretenden captar viviendas vacías para ofrecerlas en alquiler a familias con escasos recursos.

Con esta campaña pretende el Ayuntamiento de Elche que personas e instituciones formen parte de este programa de alquiler social, “la idea es captar viviendas de ciudadanos particulares para poder gestionar su alquiler a través de la bolsa solidaria de la Oficina Municipal de la Vivienda”, ha señalado Teresa Macià. Con esta iniciativa el Ayuntamiento a través del Servicio de la Oficina Municipal de la Vivienda quiere mediar entre propietario e inquilino, además de buscarle a éste último un precio adaptado a sus ingresos. Otro de los servicios que realizará la Oficina Municipal de la Vivienda es la realización del contrato de alquiler, seguimiento del mismo y un seguro gratuito durante el primer año de alquiler, con lo que tendrá el propietario una defensa Jurídica por Impago. Macià ha explicado que con las situaciones de pobreza extrema de algunas familias por cuestiones de perdida de su vivienda y para que no exista exclusión social se creó este departamento que pretende facilitar la gestión de viviendas a los más necesitados con partidas presupuestarias de 20.000 euros en 2016 y 40.000 euros en 2017, encaminadas a ayudar al pago de estos alquileres sociales a los agentes implicados en los desahucios que eran las entidades bancarias. Próximamente el Ayuntamiento firmará un convenio con la Sareb para que le facilite unas diez viviendas, pero no es la única agencia inmobiliaria con la que el consistorio ilicitano tendrá un acuerdo.

El técnico de la Oficina Municipal de la Vivienda, Paco Sáez, puntualizó que el incremento de las ayudas del año pasado había sido del 35%, para el alquiler de la concejalía de Bienestar Social. En el año 2017 se atendieron a unas 415 personas frente a las 283 que fueron atendidas en 2016. En la atención que se le ha dado a los ciudadanos que tenían un proceso judicial ciudadano fueron unos 29 en 2017, frente a los 25 en 2016, ha señalado Sáez. En cuanto a los desahucios de alquiler la cifra es de 54 en el 2017 frente a los 27 del 2016. Con el Real Decreto del Código de Buenas Prácticas de entidades Bancarias se ha conseguido que bajen los desahucios por hipotecas, ya que este código intentaba que hubiese un acuerdo para que las familias permanezcan en sus viviendas, bien con la solicitud de una restructuración de la deuda a cinco años o pactando un alquiler social. El dato mas preocupante fueron las personas sin hogar, ya que, en el 2016 fueron unas 10 y en 2017 unas 24. Los contratos realizados en la bolsa de alquiler en el año 2017 han sido 43 a diferencia del 2016 que estuvo en unos 13.

La concejala de Comunicación, Esther Díez, aclaró los motivos que les ha llevado a realizar la campaña, debido a las reticencias de la gente para alquiler su casa con carácter social. El miedo y el prejuicio son un estigma social, comentaba Díez, ya que con este temor al deterioro de su vivienda o el impago de las cuotas, por no mencionar que las personas que necesitan una vivienda no sean honradas o cuidadosas con la propiedad. “El objetivo comunicacional de esta campaña es desmontar todos esos falsos mitos: una persona necesitada no tiene por qué ser un inquilino conflictivo”, ha manifestado Díez. Por esta razón, la campaña que han elaborado pretenden demostrar a través de tres historias y perfiles diferentes, que el problema de estas personas pueden ser los de cualquiera. La conexión emocional que se aprecia en el video, trata de acercar el problema de tres historias reales, la de una familia joven, un albañil en paro y una de las tantas familias inmigrantes que vinieron a España en busca de una vida mejor, con el relato de sus experiencias intentan enfatizar y concienciar a la población ilicitana. La producción de la campaña y el video “Silencio Incómodo”, lo ha realizado la Agencia Yerno, costando unos 2.000 euros y se presentará el lunes día 5 de febrero a las 19:45 en el Centro de Congresos y también en las redes sociales, difusión que estará en torno a los 1.990 euros.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante