Comparecen ante el juez los cuatro directivos del Calpe CF detenidos

Los cuatro directivos del Calpe CF detenidos por la Policía Nacional como presuntos integrantes de una red delictiva dedicada a la regularización de futbolistas extranjeros han pasado a disposición judicial, según han informado fuentes próximas al caso.

134

Los cuatro directivos del Calpe CF detenidos por la Policía Nacional como presuntos integrantes de una red delictiva dedicada a la regularización de futbolistas extranjeros han pasado a disposición judicial, según han informado fuentes próximas al caso.

Los sospechosos son el presidente, Luciano Marziano, de origen italiano, el secretario técnico, que es paraguayo, el tesorero y otro directivo, estos últimos de nacionalidad española.

Los cuatro fueron apresados el pasado viernes por agentes de la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsficiación (UCRIF) de la comisaría de Benidorm, que irrumpieron en el entrenamiento del equipo y registraron la sede del club y varios domicilios.

Junto a ellos fueron detenidos nueve futbolistas, en su mayoría de nacionalidad paraguaya, por infracción contra la Ley de Extranjería aunque quedaron en libertad provisional horas más tarde, tras comparecer en dependencias policiales.

Estas detenciones son el resultado de una investigación iniciada en agosto de 2017 por agentes de la comisaría de Benidorm y dirigida por el juzgado de Instrucción 3 de Dénia en relación con una red dedicada al favorecimiento de la inmigración ilegal.

Los cuatro directivos del club están acusados de un delito de pertenencia a organización criminal, favorecimiento a la inmigración ilegal y contra los derechos de los trabajadores.

Prisión con fianza de 6.000 euros para el coordinador deportivo del Calpe CF

El juez ha decretado el ingreso en prisión provisional, eludible bajo fianza de 6.000 euros, del coordinador deportivo del Calpe CF y ha dejado en libertad a los otros tres responsables del club detenidos, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano.

El sospechoso encarcelado, que tiene doble nacionalidad (española y paraguaya), ofrecía, presuntamente, contratos de trabajo a jugadores sudamericanos a través de su empresa de intermediario futbolístico, pese a que la misma no figura en el Registro Mercantil.

Dicho requisito es indispensable, según el reglamento de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), para que un agente futbolístico “pueda obtener la oportuna licencia para el desarrollo de sus actividades”, han añadido las fuentes judiciales.

El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Dénia ha aceptado la petición de prisión eludible con fianza realizada por la fiscalía contra este investigado, tras entender que podría fugarse del país dado su falta de arraigo en España e influir en los testigos.

Por otro lado, ha acordado dejar en libertad provisional, sin medidas cautelares, a los otros tres responsables del Calpe CF detenidos, el presidente, Luciano Marziano, de nacionalidad italiana, una persona de su confianza y el tesorero del club, estos últimos españoles.

El magistrado investiga a los cuatro directivos por la supuesta comisión de delitos de favorecimiento de la inmigración ilegal, contra los derechos de los trabajadores y organización criminal.

Los otros nueve detenidos en esta operación policial son jugadores del equipo de nacionalidades paraguaya, brasileña y colombiana que quedaron en libertad tras su arresto por infracción de la Ley de Extranjería. Los futbolistas, a los que la policía ha abierto expediente de expulsión por estancia irregular en España, prestaron declaración como testigos ante el juez el pasado sábado.

La investigación les considera víctimas del entramado delictivo, pues habrían sido explotados laboralmente por los otros sospechosos, ya que “dormían hacinados en colchones, en condiciones higiénicas poco saludables”, en viviendas gestionadas por el intermediario. Además, siempre según fuentes judiciales, el coordinador deportivo del club les cobraba presuntamente cantidades que variaban entre los 400 y los 500 euros por esa manutención, pese a que muchas veces sabían “carecían de comida”.

Los trece arrestos se produjeron el pasado viernes por la tarde, cuando agentes de la Comisaría de Policía Nacional de Benidorm irrumpieron en el entrenamiento del equipo y registraron la sede del club.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante