cornisa

El padre de la niña que fue rescatada por los bomberos de la cornisa de un edificio donde se hallaba encaramada en Alicante ha pedido sendas penas de tres años de cárcel para su exmujer y la actual pareja de ella por abandono continuado de la menor, malos tratos y vejaciones.

Así se recoge en la calificación jurídica, donde Miguel Ángel Redondo ejerce la acusación particular en el segundo proceso penal que un juzgado abrió contra su exmujer, Badia A.K., tras el suceso, registrado el 1 de marzo de 2017 en la céntrica plaza de los Luceros.

En este procedimiento, el juzgado de Instrucción 8 de Alicante procesó el pasado noviembre a la madre y a su actual compañero sentimental, el exvicepresidente del Hércules SAD Juan José Huerga, por los delitos antes mencionados.

Además, Badia A.K. está pendiente de juicio en el juzgado de lo Penal 3 de la ciudad por el presunto abandono temporal de la niña que dio lugar a su rescate, hechos por los que la fiscalía pide dos años de prisión.

La pequeña, entonces de 6 años, se encaramó a la cornisa exterior del edificio donde residía con su madre, a unos siete pisos de altura, al encontrarse sola en casa, pero los bomberos evitaron que cayera al vacío tras desplegar un vehículo con una escalera.

La progenitora se había ausentado de casa para acudir a un gimnasio de la ciudad y fue detenida al llegar a su domicilio por la policía. Con posterioridad a ese incidente, Redondo denunció que su exmujer y la pareja de ésta habían maltratado a su hija y la dejaban sola en casa con frecuencia, lo que motivó la apertura de una nueva investigación judicial.

El pasado septiembre, durante la instrucción de esta nueva causa, Badia A.K. y Juan José Huerga comparecieron ante el juez como investigados y negaron los delitos que se le atribuyen. No obstante, el magistrado dictó un auto por el que abre procedimiento abreviado al entender que hay suficientes indicios de criminalidad para que sean juzgados por un delito de abandono continuado, otro de malos tratos y por un delito leve de vejaciones injustas.

Ese auto ha sido recurrido ante la Audiencia Provincial por las defensas, que reclaman la nulidad de exámenes psicológicos realizados a la menor, entre otras pruebas, y solicitan la práctica de nuevos informes periciales. Mientras tanto, el padre de la niña ha formulado su escrito de acusación en el que reclama provisionalmente penas de dos años de cárcel para cada procesado por abandono, otro año por los malos tratos y treinta días de trabajos comunitarios por las supuestas vejaciones.

Igualmente, Redondo, que tiene otorgada la custodia de la menor por la sentencia de un juzgado de Familia, solicita que Badia A.K. y Huerga indemnicen conjuntamente a su hija con 15.000 euros por los “daños morales” que le han causado.

El abogado de la madre, José Javier Zambrana, ha considerado que las peticiones de condena de la acusación particular son “desproporcionadas”. Zambrana asegura que la fiscalía no ha formulado todavía su escrito de acusación provisional en esta causa, mientras la letrada del padre, Loreto Martínez, sostiene que sí lo ha hecho pero que el juzgado no ha dado traslado del mismo aún a las otras partes.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante